Panadería Miguel Angel, de todo corazón

La panadería Miguel Ángel lleva más de una década en el barrio del Alamín. Hace cuatro años que decidieron reinventarse y sorprender a sus clientes con una nueva forma de hacer pan. Con ingredientes naturales y apostando por el sabor tradicional han dado un toque  creativo y original a sus tartas, bizcochos y panes, haciendo de este establecimiento un lugar acogedor y simpático. Con amor, preparan todo lo que ofrecen desde el obrador y decoran la panadería. Hay diferentes formas, según la época del año que toque celebrar. En San Valentín, el producto estrella es el pan en forma de corazón, con iniciales y flecha de Cupido.


En la panadería Miguel Angel ya huele a San Valentín.  Los panes se convierten en corazones con las iniciales de los enamorados y no falta una flecha de Cupido. Es el producto estrella de esta festividad junto con las tartas personalizadas y los bizcochos en forma de corazón con canela o con almendra por encima o rellenos de mermelada, yogur, compota de manzana, chocolate, nueces o fruta.

Es una forma original, simpática y nutritiva de sorprender a la pareja. Y hay dos tamaños para elegir. En el caso de las tartas, el propio cliente elige sabor, ingredientes y forma.

En San Valentín, todo se transforma: el escaparate –que ya luce con los dulces y el pan temático, asi como con corazones y un pequeño bebé Cupido-, la decoración interior, las solapas y la música –es habitual que suene Sergio Dalma o Francisco-.

La panadería Miguel Angel lleva más de una década en el barrio del Alamín, junto a los antiguos multicines. Sus señas de identidad son la artesanía y los ingredientes naturales con que hacen sus delicias en el horno.

Si hay un producto estrella dentro de los dulces navideños además del turrón, es el tradicional roscón de Reyes. Natural y sin conservantes, recién hecho horas antes de ser consumido.

Naturales son también las exquisitas magdalenas con cierto toque de limón, los bollos de aceite y la coca de frambuesa, la torta de uva de vino, de anís o de huevo, así como las rosquillas, que elaboró mientras se realizaba este reportaje. Huelen que alimentan.

En esta ocasión, también juegan con las formas, con las épocas del año, con moldes divertidos. Los bollos se convierten, así, en árboles de Navidad, en reyes, en lunas, en pinos, en estrellas, en capuchinos o en dentaduras, si llega Halloween o carnaval.

La creatividad la imprimen en todo lo que hacen. El pan –artesano y hecho a diario- les ha llevado a ganar galardones como el primer premio del Concurso de Escaparates de 2011, con un belén completo. La masa se convierte en peces para los más pequeños, en escudos de fútbol favoritos o en apellidos… siempre por encargo. No sólo eso, sino que desde panadería Miguel Ángel se llevan a cabo figuras como toros y peces para los más pequeños; escudos de equipos de fútbol, apellidos… siempre por encargo.

La masa también ha llegado a ser el famoso pulpo Paul del Mundial de Fútbol o carátula del disco ‘Via Dalma’ de Sergio Dalma, al que le hicieron llegar el obsequio tras su actuación el Teatro Buero Vallejo y que el cantante catalán colgó en sus redes sociales.

“Me gusta mucho innovar”, dice Miguel Angel. La última criatura es la barra de cuatro picos que vende a 60 céntimos. El surtido es amplio: también hay pan con chocolate cremoso, pan con cebolla, pan de nueces, pan de pipas y, por supuesto, pan de chorizo.

La Pastelería Miguel Angel es toda una experiencia para los cinco sentidos.


EN RESUMEN

Para regalar: Sus deliciosos panes de amor personalizados, las tartas y los bizcochos en forma de corazones rellenos de fruta, nueces, de chocolate, compota de manzana, yogur o mermelada o decorados con canela y almendra por encima.

Para compartir: Toda su variedad de bollería tradicional que va desde las tortas de anís, de huevo y de uva a las magdalenas, rosquillas y bollos de aceite. Todo casero. Asi como panes de diferentes formas, como los escudos de tu equipo favorito de fútbol. O panes preñaos.


Panadería Miguel Ángel está en la calle Alamín 121. Guadalajara.

Horarios: Abre de lunes a viernes de 9 a 14 horas y de 17 a 20:15 horas; mientras que sábados, domingos y festivos lo hace de 9 a 14 horas.

Para encargar tu tarta, bizcocho o pan personalizado por San Valentín así como los bollos preñaos, puedes llamar al teléfono  949 21 93 80, enviar un e-mail a  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  o hacerlo personalmente en el establecimiento.