La mejor semilla

‘La mejor bellota’. • Texto: Pep Bruno. • Ilustraciones: Lucie Müllerová.  Editorial Almadraba. 


“En lo alto de la colina se encontraba la vieja encina. Y de una pequeña rama del árbol colgaba la mejor bellota del bosque”. Así comienza el último cuento publicado por Pep Bruno y editado por Almadraba, con unas magníficas ilustraciones de Lucie Müllerová. Es la narración de la aventura de unos ratones que quieren alcanzar ese fruto casi mágico a cambio de un gran queso con el que el rey de los ratones recompensaría la hazaña de ¿los más valientes? ¿los más astutos? ¿los más atrevidos? ¿acaso los inteligentes? Para ello, quienes lo intentan deben enfrentar tres peligros: la bellota está custodiada por una serpiente, un búho y unos cuervos.

Este cuento se parece a los cuentos de siempre, pero es totalmente original en su historia. Atrapa a los pequeños y gusta a los mayores. Y tiene un sello personal de Pep Bruno, su autor, que ya en otras ocasiones ha defendido a través de la literatura la enorme capacidad que tienen la cooperación y la palabra para que un grupo de personas –o roedores– logren sus metas.

‘La mejor bellota’ es una fábula clásica en su estructura de presentación (en sus dos primeras páginas), nudo y desenlace, con unos personajes que encarnan valores universales y una moraleja aleccionadora a la vuelta de la última página, que recomienda, en estos tiempos en que tanto se olvida, valorar más la experiencia. Una experiencia que encarnan como pocos los más viejos del lugar, apreciados en muchas civilizaciones por su vasta cultura.

Dos partes y un final abierto

En este cuento, del que ya hemos hablado en algunas ocasiones, los elementos clásicos –el desafío y la recompensa, las actitudes lógicas de los valientes y los inteligentes, los personajes tópicos como el rey, los malvados habituales como la serpiente, los cuervos y el búho– dan paso en la segunda parte a una senda menos explorada y personal, con un viejo contador de cuentos que no sólo da un giro a los acontecimientos, sino que cambia para siempre el sentido de las vidas de los ratones y el devenir del relato, con un final abierto a la imaginación del lector y de la ilustradora, quien enseña –no lo dicen ya las palabras– cómo la mejor bellota se convierte en la semilla de un nuevo árbol, tal vez el germen de futuras vivencias.

Tiene Pep Bruno un modo de relatar las cosas en el que la palabra se apropia de toda la fuerza del relato, sin lugar para personajes extravagantes, sucesos demasiado extraordinarios ni voces impostadas en los diálogos. Y hay en su literatura –en este cuento, en otros álbumes, pero también en sus relatos para adultos– una aparente sencillez en los acontecimientos que encierra un potencial subversivo tremendo. Porque son comportamientos tremendamente sencillos los que logran transformarlo todo: saber escuchar, tener paciencia (resistir), compartir…  

¿Cómo lograr la mejor bellota? “Es sencillo, majestad”, dice el viejo ratón. “Si la quieres, di a los ratones que dejen de intentar cogerla, que vengan aquí y se acomoden a mi alrededor, porque sólo juntos la podremos conseguir”. Así de fácil y así de transgresor. Pura (y sencilla) rebeldía. Y, a partir de ahí, ya se sabe: “Sigue con tu cuento, por favor…”.


Pep Bruno ♦ Nacido en Barcelona, este narrador afincado desde su infancia en Guadalajara lleva casi dos décadas como cuentacuentos profesional y es autor de libros infantiles como ‘La siesta de los enormes’, ‘Cuento para contar mientras se come un huevo frito’ o ‘Los caminos de los árboles’; así como los libros para adultos ‘Papeles de don Tadeo’, ‘Cuaderno de Imágenes’, ‘99 Pulgas’, ‘Cosas que pasan’, ‘101 pulgas’. Mantiene una activa presencia en internet, se le puede seguir en las redes sociales (en Twitter: @pep_bruno) y en tres blogs: uno sobre narración oral y su día a día –como narrador, lector, editor, escritor…-, otro sobre toponimias fantásticas y un tercero sobre la editorial Palabras del Candil, que dirige desde enero de 2005.

Lucie Müllerová ♦ Ilustradora nacida en la localidad checa de Cesky Krumlov, en la actualidad vive en Italia y trabaja como ‘free-lance’. Ha colaborado ya en otros trabajos anteriores con Pep Bruno: ‘La noche de los cambios’, ‘Un loro en mi granja’ (ganador de la IV edición del Premio Internacional de Álbum ilustrado Biblioteca Insular, del Cabildo de Gran Canaria, en 2009) y ‘Un lugar donde ser feliz’, aunque en España también ha ilustrado a autores como Pepe Maestro. La técnica utilizada es la témpera. Su arte acompaña textos en diferentes lenguas como el gallego, el francés o el inglés. Sus últimas publicaciones son ‘la mejor bellota’ y el libro que firma en solitario ‘Non t’arrabbiare’. Su web profesional da sobradas muestra de un oficio con mucho arte. 

Artículos Relacionados