Luz en la tormenta

Un arcoiris llamado ‘The sun the trees’ alerta de que algo ha cambiado en el segundo trabajo de la madrileña Lourdes Hernández, alma máter de Russian Red. ‘Fuerteventura’ arroja mucha luz al melancólico universo con que se descubrió esta cantautora con su debut ‘Cigarettes’ (2008). Aunque Hernández no se olvida de la lentitud de la vida, de los momentos tristes y perfectos. Incluso en estos, también el sol se cuela por la ventana (‘I hate you but I love you’). 

Con el quinto corte, ‘Fuerteventura’, el que da título al álbum, Russian Red propone un momento divertido y con mucho swing (trompetas incluidas). Es corto pero suficiente para respirar algo de aire puro antes de hacernos viajar hasta la oscuridad con ‘The memory is cruel’ (en directo, los tararará lalará del estribillo darán mucho juego).

La soledad supina de ‘Braver soldier’ (precioso tema) pone a prueba su voz, deliciosa y delicada (lo consigue también la balada ‘My love is gone’); un timbre con el que ha logrado desmarcarse de la lista patria de cantautoras folk en la que la crítica se empeña en incluir. Ha ayudado a ello, por qué no, el aire retro, sesentero en ocasiones, que le imprime a sus composiciones (prueba de ello es ‘January 14th’, perfecto para el baile de la fiesta de graduación).

Además de un guiño a las pelis de Tarantino con una banda sonora que bien pudiera colarse en uno de sus films, el disco contiene otro homenaje al cantautor Nick Drake. El cierre, ‘A Hat’, parece habérsele caído de su disco debut, casi la única referencia a sus orígenes, a los que ha dejado a un lado en este segundo trabajo, más elaborado, con una multinacional detrás y con una envidiable luz que hará bien en no perder en sus futuros álbumes.