El Drogas, desde cero

Título: El Drogas. • Artista: El Drogas. • Año: 2012. • Formato: EP (cuatro canciones).


A lo largo de tres décadas, Barricada ha firmado algunos de los himnos generacionales más reconocibles del rock urbano nacional. 'Okupación', 'Oveja negra' o 'En blanco y negro' forman parte de uno de los repertorios más antológicos. El pamplonés Enrique Villarreal, apodado El Drogas, ha sido la voz, el bajo y la cara de un grupo que acostumbraba a enviar los mismos mensajes directos de este rock duro hecho en España, pero con algunos aderezos más sofisticados que otras bandas. Y así ha sido hasta la separación del grupo. En diciembre de 2011, El Drogas alumbraba un comunciado en el que se daba de baja del grupo, en el que apenas permanecía otro miembro de la formación original. Punto y final. O punto y aparte.

Más heavys en las canciones de los ochenta, más frescos e imaginativos en las composiciones de los noventa, sin duda con los grandes trabajos como 'No hay tregua', 'Balas blancas' o 'La araña', habían dado paso en los últimos discos, como 'La tierra está sorda', a una mayor elaboración de la música y las letras que salieron en gran número de la cabeza de este hombre con un rostro que transparenta mala vida.

Hacia estos últimos derroteros apunta este EP de su aventura en solitario, un adelanto del disco que saldrá al mercado el año que viene. Es así, al menos, en dos de las canciones, 'En punto muerto' y 'Lentos minutos', tal vez las mejores, mientras que 'Fue 24-D... ¿y qué?' y 'Cerocomasiete' parecen dedicadas al público más fiel de Barricada. Habrá que esperar al disco completo, un triple CD previsto para el año que viene, para obtener una visión más completa de este paso al frente.

Este EP se abre con 'En punto muerto', donde el rockero se pone incluso melódico, su letra, romántica, y su actitud, intimista en la medida en que su estilo y su voz cada vez más ronca se lo permiten. El cambio es evidente. Algunos pasajes de la canción los podrían firmar grupos de rock menos agresivo, como M-Clan. En 'Fue 24-D... ¿y qué?' tiene un arranque delicado que muy pronto da lugar al sonido desbocado y típico del rock urbano nacional (Los Porretas, Reincidentes, los propios Barricada). La letra quiere ser incisiva, pero se mantiene en registros adolescentes.

Los otros dos temas vuelven a repetir la tónica: sonido renovado para 'Lentos minutos', con un rock contenido, una voz más modulada y un final apoteósico: tal vez sea condicionamiento a causa del parecido físico, pero se traza un indudable parecido con Iggy Pop. El cierre, sin embargo, vuelve el agua a su cauce: 'Cerocomasiete' tiene un inicio típicamente punk y un desarrollo sin demasiada floritura, con una letra que una vez más quiere volver a ser reivindicativa, con la recurrente alusión a las monjas incluida.

Arrancar con un EP, dar el mismo nombre al disco que el artista que comienza en esto e iniciar una gira por locales de aforo más reducido... resulta toda una declaración de intenciones para un músico que transita por la cuarta década de trayectoria musical. Este abuelo -que lo es en el sentido literal- se lanza ahora a la aventura tras su borrón y cuenta nueva, porque parece que no habrá más Barricada o que no lo habrá para rato. La aventura lleva su sobrenombre y su cara, que nunca fueron cartas de presentación demasiado amables. El Drogas firma 'El Drogas'. Será verdad que, como dijeron aquellos otros, los viejos rockeros nunca mueren.


El Drogas actúa el 20 de octubre a las 21:00 horas en la Sala Tyce de El Fuerte.