Reyes, monstruos, brujas y rock'n'roll

Título: 'Rey Arturo: La leyenda de Exácalibur'. • Título original: 'King Arthur: Legend of the Sword'. • Director: Guy Ritchie. • Guion: Joby Hardol y Guy Ritchie, basado en la historia de David Dobkin y Joby Harold. • Género: Fantástico, Acción, Histórico. • Año y país: 2017, EE UU. • Reparto: Charlie Hunnam, Astrid Bergès-Frisbey, Jude Law, Djimon Hounsou, Eric Bana, Aidan Guillen, Freddie Fox, Craig McGinlay...


Quien espere una enésima versión canónica del mito del rey Arturo, el mago Merlín y los caballeros de la mesa redonda, que huya de la nueva cinta de Guy Ritchie o se pasará toda la proyección echándose las manos a la cabeza: aquí, mastodónticas bestias imposibles, villanos shakesperianos y un grupo rebelde multiétnico alrededor del héroe se entremezclan en un montaje por momentos vibrante, casi siempre caótico, trufado de flashbacks y al ritmo de anacrónicas guitarras eléctricas.

¿Asustados? A quienes ya conocemos, aunque sea vagamente, la carrera del firmante de ‘Snatch. Cerdos y diamantes’ (2000), ‘Rock ‘N Rolla’ (2008) o las dos aventuras de Sherlock Holmes protagonizadas por Robert Downey, Jr. (2009-2011), ya sabemos cómo se las gasta, lo que le hace ganarse adeptos y detractores por doquier. Ir a ver una aventura artúrica bajo el prisma de Ritchie equivale a enfrentarse a un western de Tarantino: las reglas del juego que marque el género solo serán una excusa para saltárselas o, al menos, retorcerlas a gusto del director. En ocasiones con mayor fortuna, la mayoría de manera arbitraria. Te gusta o lo odias, no hay medias tintas.

Si uno acepta de buen grado lo alocado de la propuesta, donde no faltan ni un villano en su salsa –Jude Law pasándoselo pipa–, cameos inesperados –¡David Beckham!–, presencia española –la barcelonesa Astrid Bergès-Frisbey–, ni momentos épicos rozando lo memorable –Charlie Hunnam, sacando la espada de la roca–, puede llegar a disfrutar con sus palomitas y su refresco del descaro de esta gamberrada. Lástima que la broma se torna en despropósito hacia el tercer acto, con la introducción de una titánica criatura que hace que te preguntes no por su naturaleza –ya os digo, con Ritchie todo vale–, sino por qué no ha aparecido antes. La respuesta es clara y obvia: porque la peli se habría acabado a los treinta minutos…

En fin, ya sabéis lo que os espera tras la inquisidora mirada de Hunnam desde el póster de ‘Rey Arturo: La leyenda de Excálibur’. Muchos colegas la han puesto de vuelta y media; razones puede que no les falten, y son tan respetables como las de cualquiera. Para quien esto escribe, no es –ni de lejos– ni el peor estreno de lo que llevamos de año ni el trabajo más flojo del realizador. Pero luego no digáis que no os hemos avisado.

 

 

Artículos Relacionados