Castilla-La Mancha, el peor sitio del mundo para ser artista

Carta al director de la autora de teatro toledana Valle Hidalgo, que actualmente gira con la obra 'Dulcinea toma la palabra'.  


Una Comunidad Autónoma que se vanagloria de recaudar millones de euros a costa de los aniversarios relacionados con El Greco, pintor que nació en Grecia y vino a pintar y morir en Toledo o Cervantes, alcalaíno que honró la Tierra Manchega, situando en ella buena parte de su vida y de su obra, no se muestra nada generosa en cultivar el arte de quienes se afanan hoy día por retratarla y difundir por el Mundo su grandeza. 

Podía hablar de otros casos, pero voy a contar el mío, que es el que mejor conozco. Y en el que, sin duda, se pueden ver reflejados muchos otros artistas de mi Tierra:

He escrito, producido e interpretado en varios países como EEUU, México, República Dominicana, Costa Rica, Perú, Marruecos… una obra de teatro titulada 'Dulcinea toma la palabra', que le gusta al público y ha tenido reconocimientos, premios y críticas excelentes, tanto dentro, como fuera de nuestras fronteras. Pero la maquinaria burocrática del Gobierno Autonómico, impide que este personaje manchego entresacado de El Quijote, pueda recorrer los teatros que tanto esfuerzo económico nos ha costado a los ciudadanos sufragar, en décadas anteriores. 

Por obra del anterior Gobierno Autonómico, se arrasó con todas las ayudas que tanto nos había costado diseñar a políticos, funcionarios y artistas. Y a día de hoy, la situación en este terreno, no ha hecho más que empeorar. En esta Comunidad Autónoma, no se tiene absolutamente ninguna deferencia con los autores contemporáneos de aquí. Si solo eres autor de teatro, no tienes derecho a nada. Y si realizas el ímprobo trabajo de producir tus propios textos, sin tener opción a ninguna subvención desde el año 2010, entonces entras a competir en igualdad de condiciones con todos los productores de España, incluso los que sí tienen ayudas a producción de sus Autonomías y que presentan obras de autores de todos los tiempos y todos los lugares del mundo.

En la mayoría de los teatros y programas de difusión cultural, se permite facturar las representaciones teatrales a través de Asociaciones Culturales, con un régimen fiscal mucho más adecuado para este tipo de actividades. Pero, para intentar acceder a la Red de Artes Escénicas de Castilla-La Mancha, tienes que estar cotizando en el Régimen de Autónomos durante los doce meses del año, para ver si con suerte, te sale alguna función, después del extenuante trabajo de distribuir tus obras tú mismo, para intentar cubrir una pequeña parte de lo que te ha costado mantenerte de alta en el Impuesto de Actividades Económicas. Puesto que, los distribuidores al uso, no se arriesgan a competir con obras de autores contemporáneos -y mucho menos de autoras-, con las piezas que llevan ya siglos contando con el beneplácito del público.

Y este es, a grandes rasgos y sin adentrarnos en el entramado de equívocos y desatenciones por parte de los encargados de esta Red, el motivo por el cual una obra de temática cervantina, como lo es 'Dulcinea toma la palabra', escrita por una autora toledana, no puede acceder a la Red de Artes Escénicas de Castilla-La Mancha en la primavera 2017, última temporada de celebraciones en torno a Cervantes. En la que, además, muchos municipios pueden estar interesados en programar teatro con temática de género, dentro de los Actos del Día de la Mujer.

(*)Valle Hidalgo es autora, directora y actriz de teatro toledana. Miembro de la

Academia de las Artes Escénicas de España.