La dulce y amarga sinfonía de Hollywood

Título: La ciudad de las estrellas (La La Land) • Dirección y guion: Damien Chazelle. • Género: Musical, romance. • País y año: Estados Unidos, 2016. • Reparto: Emma Stone, Ryan Gosling, John Legend, Rosemarie De Witt, J.K. Simmons, Finn Wittrock, Sonoya Mizuno, Jessica Rothe, Jason Fuchs, Callie Hernandez, Trevor Lissauer. 


Avalada por un récord sin paliativos en la historia de los Globos de Oro -siete premios de siete candidaturas- y perfilándose como la gran favorita de cara a los próximo Oscar, llega a nuestra cartelera ‘La La Land’, segunda película del joven realizador Damien Chazelle que, tras haber llamado la atención con su interesante ópera prima ‘Whiplash’ (2014) -que ya fue recompensada con tres estatuillas y las nominaciones a Mejor Película y Mejor Guion Adaptado-, con solo treinta y un años ha encandilado a medio planeta fílmico, que se ha puesto sin paliativos a sus pies.

La ciudad de las estrellas’ -terrible título impuesto por la distribuidora española y que, por suerte, no ha encontrado eco entre el respetable- nos cuenta una historia tan conocida que suena a cliché: dos jóvenes con aspiraciones artísticas -ella, actriz; él, músico- que luchan por hacerse un hueco en el firmamento angelino, entre platós cinematográficos y clubs de jazz, al tiempo que viven una relación romántica con sus ilusiones y altibajos. Nada nuevo bajo el sol, lo sé. Entonces, ¿a qué tanta expectación, tanto halago y tanto premio?

Chazelle juega con inteligencia la baza de la nostalgia y la cinefilia: el film es, desde la primera a la última escena, toda una declaración de amor a la Edad Dorada de Hollywood y, aunque esté ambientado en la actualidad, no es difícil encontrar referencias y guiños que pasan por ‘Casablanca’ (Michael Curtiz, 1942) y ‘Rebelde sin causa’ (Nicholas Ray, 1955) para homenajear clara y muy ingeniosamente a grandes y queridos musicales como ‘Cantando bajo la lluvia’ (Gene Kelly & Stanley Donen, 1952), ‘Un americano en París’ (Vincente Minelli, 1951) o ‘West Side Story’ (Jerome Robbins & Robert Wise, 1961). También se beneficia de una pareja protagonista que rebosa química -y que se reencuentra en la pantalla tres años después de coincidir en ‘Gangster Squad: Brigada de élite’ (Ruben Fleischer, 2013), aunque encuentro a Emma Stone un par de escalones por encima de su 'partenaire', Ryan Gosling- y de una espectacular puesta en escena con no pocas coreografías realizadas con verdadero virtuosismo técnico, artístico, musical e interpretativo.  

La La Land’ mezcla con eficacia y, por qué no decirlo, elegante estilo, la pasión por un género complicado para algunos espectadores -no todo el mundo entra fácilmente en el juego de que la gente empiece a cantar y bailar sin venir a cuento- con un guion que supera su tópico planteamiento y su buenrollismo inicial para componer, como una dulce y amarga sinfonía, un retrato tan idílico como desmitificador, tan onírico como realista, de una industria que no duda en ofrecerte la oportunidad de alcanzar tus metas… pero a costa de otros sueños.

Artículos Relacionados