Un relato con sabor a clásico

Título: '1898: los últimos de Filipinas'. • Dirección: Salvador Calvo. • Guion: Alejandro Hernández. • Género: Bélico, aventuras. • Año y país: 2016, España. • Reparto: Luis Tosar, Álvaro Cervantes, Javier Gutiérrez, Karra Elejalde, Carlos Hipólito, Eduard Fernández, Patrick Criado. 


Después de casi tres lustros curtiéndose en la ficción catódica -desde 'Policías en el corazón de la calle' hasta las recientes (y controvertidas), 'El padre de Caín' y 'Lo que escondían sus ojos', pasando por la miniserie 'Hermanos' que se rodó casi íntegramente en el guadalajareño Fuerte de San Francisco-, el madrileño Salvador Calvo da el salto a la dirección de largometrajes con un órdago a la grande. A la engañosa etiqueta de cineasta novel se unía otro hándicap, a priori, para recuperar en la gran pantalla este ignominioso capítulo de la Historia de España -que ya fue llevado al cine por un tal Antonio Román en 1945- : la muy reciente emisión televisiva de un magnífico episodio doble de la exitosa 'El Ministerio del Tiempo' (ep. 8 y 9 de la segunda temporada, abril de 2016) que reconstruía estos mismos hechos. 

'1898. Los últimos de Filipinas' supera esas aparentes adversidades gracias a varios pilares fundamentales: un magnífico guion coral, firmado por Alejandro Hernández -ganador de un Goya por 'Todas las mujeres' en 2014-, una dirección de producción sobresaliente -Carlos Bernases- , una fotografía impagable -obra del molinés de adopción Álex Catalán- y una música magistral -el ya internacional Roque Baños-. Elementos esenciales para el buen resultado de una obra cinematográfica, algo que podría resultar bastante obvio, pero que en los tiempos actuales, ya sea en los blockbusters americanos de un lado o en no pocas producciones europeas -y españolas- en el otro, demasiado a menudo se echa en falta.

No me olvido, por supuesto, de la envidiable pléyade de actores que se han subido a este barco: la mezcla de veteranos de renombre -Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Eduard Fernández, Karra Elejalde, Pedro Casablanc- con jóvenes talentos cuyos nombres ya empiezan a ser conocidos entre el gran público -Álvaro Cervantes, Ricardo Gómez, Patrick Criado, Miguel Herrán- da como resultado un cóctel tan deslumbrante como arrebatador de personajes grises, imperfectos y ambivalentes, donde quizá solo a Carlos Hipólito le haya caído un rol sin tacha, el del íntegro médico de la misión.

1898’ es, además, otra de esas afortunadas apuestas que en los últimos doce meses nos ha dejado el cine patrio en cuanto a memoria histórica -en el sentido menos político y manido del término-, junto con las muy estimables ‘Palmeras en la nieve’, de Fernando González Molina y ‘Gernika’, de Koldo Serra. Hay veces en el que la suma de las partes no es suficiente para hacer un todo; por suerte, aquí se suman pasión y esmero en el fondo y en la forma de la historia, en cada escena y cada fotograma, logrando una eficaz combinación de géneros que van del exotismo aventurero al drama bélico, pasando por cierto trasfondo de crítica política trasladable a nuestros días. Sin llegar a la categoría de obra maestra, ‘1898’ se revela como una de las producciones más potentes e impecables no solo de este 2016 que está a punto de expirar, sino que -yo diría- de lo que llevamos de década, y que el tiempo convertirá, si no lo es ya, en un gran clásico de nuestra cinematografía.

 

 

Artículos Relacionados