Longoria: “Hay activistas que sufrieron en la película"

El Fescigu proyectará el documental ‘Hijos de las nubes, la última colonia’, el último día del festival. • La cinta está protagonizada por Javier Bardem, que también se ha implicado como productor. • La película examina la agitación política actual del norte de África. 


Hace cuatro años, el actor Javier Bardem y el director de cine Álvaro Longoria visitaron los campamentos de refugiados de Tindouf, en Argelia, con motivo de la celebración del Fisahara, un festival de cine que se celebra cada año en la zona más árida del desierto del Sahara, con el que se pretende atraer la atención mediática sobre esta colonia abandonada y traicionada.

Durante su visita, sintieron que debían hacer algo para que el público conociera la realidad de un pueblo que lleva más de 35 años viviendo en condiciones difícilmente soportables, y así surgió el documental “Hijos de las nubes, la última colonia’, una cinta que examina la agitación política actual del norte de África y la responsabilidad de las potencias occidentales (especialmente Estados Unidos y Francia) por medio del ejercicio de la Realpolitik en sus estrategias políticas internacionales. El film se centra en la situación del Sáhara Occidental, la última colonia africana según Naciones Unidas, una región al borde de la guerra.

Tras cuatro años de rodaje, en los que se toparon con todo tipo de dificultades, desde el rechazo y  censura de las autoridades marroquíes al silencio de las autoridades españolas, el documental fue finalmente estrenado en España el 18 de mayo pasado, y podrá ser visto en el Festival de Cine de Guadalajara el sábado 29 de septiembre. El director del festival, Luis Moreno, entrevista al director de este documental, Alvaro Longoria, donde cuenta detalles del rodaje y reflexiona sobre el conflicto del Sáhara.

¿Por qué y para qué esta película?

En el 2008 nos invitaron al Fisahara. Fuimos Javier [Bardem] y yo juntos, y estuvimos en la misma jaima. Fue muy divertido y alucinante, pero lo más impresionante fue ver lo poco que sabíamos del Sahara. Decidimos investigar un poco más y cuanto más profundizábamos más apasionante y chocante era la historia, así que decidimos que teníamos que hacer algo y empezamos la plataforma Todos con el Sáhara. Lo que más me impresionó fue cuando una saharaui me llevó a su jaima y me enseñó su tesoro: una caja de latón de la que sacó su DNI español. Cuando la vi llorando al enseñarme el DNI, sentí indignación y vergüenza por haber abandonado así a esta gente.

Para los testimonios de la parte ocupada por Marruecos (Aaiún, Smara) habéis recurrido a imágenes de archivo. ¿Por qué?

Es que nos recomendaron que no fuésemos. En el proceso de hacer la película, he mantenido extensas conversaciones con las autoridades marroquíes; íbamos a ir a Rabat, Casa Blanca y luego al territorio ocupado, de forma oficial, porque siendo Javier una persona tan pública no podíamos hacer una cosa de tapadillo, y cuando ocurrió lo del campamento de Gdeim Izik fueron las propias autoridades marroquíes quienes nos dijeron “no vengáis porque es una idea muy mala”.

¿Qué está ocurriendo actualmente en las zonas ocupadas por Marruecos? ¿Se violan los derechos humanos a diario?

Sí, la situación es bastante terrible. Los saharauis no tiene derecho a un juicio justo y pueden ser detenidos y encarcelados durante 4 años sin que nadie haya tenido la oportunidad de escucharles. Falta un estado de derecho. Y lo más frustrante es que no hay un motivo claro por el cual la policía marroquí tiene que ser tan dura con gente que lo único que hace es expresar una oposición pacífica. Sin embargo, reciben una represión muy violenta, excesiva y contraproducente.

¿Cuándo váis a estrenar en Estados Unidos y Francia?

La película se estrenará en Canadá en septiembre, dos semanas antes de vuestro festival, y desde allí pasará a estrenare en EEUU en octubre. La ventaja que tenemos es que Javier Bardem, al ser una persona tan conocida, sí que va a hacer que la historia tenga una repercusión mediática. Ese es el mayor éxito de esta película, que la gente se entere de cuál es el problema y la situación del Sáhara.

España junto con Naciones Unidas es la administradora legal del Sahara. Realmente podríamos hacer algo?

España tiene la posibilidad de influenciar en la UE para que tomen una posición distinta respecto al Sahara, pero España como país independiente no tiene el poder ni el deseo de influenciar a Marruecos para que cambie de política. Sólo va a cambiar si se le obliga desde los dos grandes poderes, la UE o EEUU, o ambos.

Tu película termina con la intervención de Bardem en la ONU, informándonos que en diciembre de 2011 EEUU congeló la ayuda militar a Marruecos a la espera de clarificar la situación de los derechos humanos. ¿Se está moviendo algo?

La situación ahora mismo es extrema, no hay una autoridad legalmente responsable, están totalmente solos, no tiene a quien acudir. Sí que hay una consciencia en la diplomacia internacional para intentar solucionarlo, no ya desde la Minurso, los cascos azules, porque Marruecos no lo va a permitir jamás, sino a través de otras agencias de Naciones Unidas.

¿Cómo es posible que sea el único caso en el mundo en el que los cascos azules no pueden supervisar los derechos humanos?

No olvidemos que Marruecos, aunque no es miembro permanente, está en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Diplomáticamente son unos hachas, lo hacen muy bien, tienen muchísimo dinero y lo utilizan contratando lobbies, asesores de imagen… si tú tienes dinero te puedes librar de casi todo.

El rey marroquí Hassan II aparece en la película como un tipo inteligente pero muy corrupto… ¿habéis recibido amenazas o insultos por presentarnos así al rey?

Hubo un momento durante el rodaje de la película que nos planteamos si estábamos pasando la línea de seguridad y tuvimos conversaciones con las autoridades españolas para ver si de verdad estábamos en peligro. Nos dijeron que no corríamos ningún peligro por ser Bardem un personaje tan público. Sí que ha habido activistas que han sufrido, porque a Willy Meyer le rompieron un dedo, le pegaron un par de tortas, pero parece ser que los marroquíes nunca recurrirían a ese tipo de represalias porque son muchísimo más maquiavélicos que eso.

¿La recaudación de la película la destinaréis al Sahara?

Los beneficios que genere la película, si es que genera beneficios, que no está tan claro, van todos destinados a ayudar a los niños saharauis. Todavía no sabemos en qué modalidad pero más bien en sanidad o educación.


'Hijos de las nubes...' podrá verse en el Festival de Cine de Guadalajara el 29 de septiembre. 

 

 

Artículos Relacionados