El lado amargo del cómico

Título: 'Cantinflas'. • Dirección: Sebastián del Amo. • Guion: Sebastián del Amo y Edui Tijerina. Género: Biográfico, comedia. • Año y País: 2014, México.• Reparto: Oscar Jaenada, Michael Imperioli, Ilse Salas, Luis Gerardo Méndez, Ximena González, Javier Gurruchaga, Ana Layevska...  


¿Quién no recuerda al gran Mario Moreno ‘Cantinflas’? El cómico más popular en la historia de México y uno de los más queridos no solo en Hispanoamérica, sino en todo el globo -a la altura de Buster Keaton y Harold Lloyd y públicamente admirado por el gran Charles Chaplin- es una figura en la historia del Séptimo Arte que, más allá de la discutible calidad de las películas que protagonizó -más de medio centenar entre 1937 y 1982-, debe ser recuperada para nuevas generaciones de espectadores que quizá no (re)conozcan lo suficiente lo que este singular hombrecillo supuso para la proyección cultural internacional de su país.

Ahora, con dos inexplicables años de retraso, llega por fin a las salas españolas este controvertido biopic dirigido por Sebastián del Amo cuya producción generó un cierto revuelo –muchos oriundos no veían con buenos ojos que un foráneo se metiera en la piel de ‘su’ Cantinflas, y la familia de Moreno tampoco estuvo del todo satisfecha con el retrato que de él se hacía en el film- pero que, sin embargo, se ha convertido en la segunda películas más taquillera de todos los tiempos en su país y en la sexta producción mexicana más exitosa en Hollywood, donde aún se venera con cariño al inolvidable Passepartout (Picaporte en el doblaje español) de ‘La vuelta al mundo en ochenta días’ (Michael Anderson, 1956).

Nos encontramos ante un film tremendamente curioso pero también ciertamente irregular. Arrancar con la historia del productor Michael Todd, empeñado en llevar a la pantalla la gran novela de Julio Verne contando para ello con innumerables cameos de grandes estrellas internacionales, y pasar de ahí a los humildes comienzos del joven Mario Moreno veinticinco años atrás, podía ser un punto de partida afortunado en un relato lineal que nos llevará desde la humilde carpita hasta lo más alto de la Meca del Cine; sin embargo, toda la cinta se fragmenta en demasiados saltos atrás y adelante en el tiempo, sin llegar a desconcertar pero cortando cualquier tipo de intensidad climática en el relato. Además, da la sensación de que cada ‘flashforward’ está metido no para desarrollar la trama, sino para tapar o parchear ciertas lagunas en el pasado de Moreno que no se llegan a mostrar o que apenas se explican -todo ese capítulo del conflicto sindical nos pilla algo desconcertados-.  

Se agradece, eso sí, que no estemos ante un retrato complaciente de la persona y del personaje, y aunque algunos aspectos turbios de la personalidad de Moreno apenas se esbozan -sus infidelidades- o ni siquiera se tocan -la leyenda dice que “compró” a su hijo ante la imposibilidad de tenerlos de forma natural-, el film, de manera deliberada, no evita cierta amargura a la hora de mostrar la hipocresía del éxito: dos caras de una misma moneda que se sostiene, es de justicia admitirlo, gracias a la colosal interpretación de Óscar Jaenada, capaz de reencarnarse, con su verborrea y su muy particular físico, en un mito tan reconocible e inconfundible como fue Cantinflas.

Artículos Relacionados