Generación Cuqui

Título: 'Requisitos para ser una persona normal'. • Dirección y guion: Leticia Dolera. • Género: Comedia. • Año y País: 2015, España. • Reparto: Leticia Dolera, Manuel Burque, Jordi Llodrá, Silvia Munt, Miki Esparbé, Alexandra Jimenez, Blanca Apilánez, Jorge Suquet, Carmen Machi, David Verdaguer, Nuria Gago. 


Sin haber cumplido los treinta y cinco, Leticia Dolera es veterana y a la vez novata, profesional y aprendiz, artista delante y detrás de la cámara. Los que venimos siguiendo la trayectoria de esta actriz barcelonesa desde sus inicios en la catódica ‘Al salir de clase’ -donde coincidiría con una cantera en la que destacan los nombres de Rodolfo Sancho, Víctor Clavijo, Elsa Pataky, Hugo Silva, Pilar López de Ayala o Sergio Peris-Mencheta, entre otros- ya sabíamos que sus inquietudes personales y profesionales le llevarían más pronto que tarde a ocupar la silla de directora en un largometraje tras compatibilizar su incesante carrera como intérprete con la realización de los cortos ‘Lo siento, te quiero’ (2009), ‘A o B’ (2010) y ‘Habitantes’ (2013).

No hay nada malo o verdaderamente reprochable en su debut con los mayores: ‘Requisitos para ser una persona normal’ (2015) es un film verdaderamente agradable y simpático, con una suerte de personajes bastante bien hilvanados aun cayendo en algunos tópicos -el gordo obsesionado con adelgazar (Manuel Burque), el ligue guapete con autoestima por las nubes (Miki Esparbé), la parejita bien irremediablemente pija (Alexandra Jiménez y Jorge Suquet)- que pueblan un guion, escrito por la propia Dolera, al que le falta algo más de equilibrio en sus tramas: si bien la generación de la protagonista está retratada de manera más o menos optimista y sin grandes problemas personales y profesionales, la anterior, la de sus padres, resulta ser deprimente, vacía y gris, a veces hasta en el exceso –ahí está la muy dramática composición de Silvia Munt, que al menos se ve aligerada junto con Blanca Apilánez y Carmen Machi en la escena más delirante de toda la película-.

Bien mirado, quizá este soplo fresco, aunque algo naíf, puede ser muy bien venido ante otras visiones más ásperas e incómodas sobre la juventud que otros compañeros actores como Daniel Guzmán (‘A cambio de nada’) o Zoe Berriatúa (‘Los héroes del mal’) han focalizado para sus respectivos -y notables- saltos a la dirección. Además, es muy de agradecer que personajes como el de Álex (Jordi Llodrá) estén tratados con esta naturalidad -y no sean meras anécdotas por sus capacidades especiales-, y ciertos detalles de ingenio y espontaneidad en la narración cinematográfica vienen a sumar en una propuesta cautivadoramente ingenua protagonizada por la que seguramente sea la pareja más encantadora de la temporada. Y es que no hay nada que una más que compartir un ‘horno holandés’…

Artículos Relacionados