Lo viejo y lo nuevo

Título: Star Wars. Episode VII: The Force Awakens . • Dirección: J. J. Abrams. • Guion: J.J. Abrams, Lawrence Kasdan, Michael Arndt (Personajes: George Lucas). • Género: Ciencia ficción. • País y año: Estados Unidos, 2015. • Reparto: Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Carrie Fisher, Oscar Isaac, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Max von Sydow, Gwendoline Christie, Lupita Nyong´o, Andy Serkis, Anthony Daniels.


Anhelada, esperada, deseada… todo lo que digamos alrededor de la nueva e ilusionante entrega de ‘Star Wars’ -probablemente la saga más famosa, aplaudida y exitosa de toda la Historia del Séptimo Arte-, es poco. Ya desde los tiempos de ‘El retorno del jedi’ (Richard Marquand, 1983) los incondicionales anhelaban saber más sobre el destino de los héroes que habían colmado nuestros sueños aventureros más allá de las estrellas durante nuestra infancia y juventud.

Pero hacia finales del pasado siglo XX George Lucas -alias ‘el Creador’ para los que consideran el serial poco menos que una religión- se descolgó, para desconcierto de muchos, no con nuevas hazañas de los queridos y conocidos personajes, sino con una trilogía de precuelas asépticas en las formas -ese exceso de CGI- y algo insulsas en el fondo -al fin y al cabo, todos ya sabíamos lo que iba a pasar con casi todos los personajes-.

Para gozo y disfrute de grandes y pequeños, y aunque hayamos tenido que esperar casi tres décadas, la secuela que todos esperábamos por fin ha llegado. J.J. Abrams, que ya logró revitalizar otra saga galáctica en franca decadencia como era ‘Star Trek’, cumple con todas las expectativas: ‘El despertar de la Fuerza’ es divertida, entretenida, vibrante, nostálgica, ingeniosa y, en una gran cabriola fílmica, mezcla con asombrosa naturalidad la incorporación de nuevos y atractivos personajes -Rey (Daisy Ridley), Finn (John Boyega), Kylo Renn (Adam Driver), Poe Dameron (Oscar Isaac)- junto con los veteranos y añoradísimos Han Solo (Harrison Ford), Leia Organa (Carrie Fisher), Chewbacca (Peter Mayhew)… y sí, Luke Skywalker (Mark Hamill). Y, siguiendo con el acertado mix, se agradecen la gran cantidad de muppets, trucajes y explosiones a la vieja usanza junto con el uso -y no abuso- de los efectos digitales allí donde es meramente imprescindible; lo viejo y lo nuevo, esta vez en el campo de los FX, combinan perfectamente.

Resulta muy inteligente por parte de Abrams y sus coguionistas -Lawrence Kasdan, autor del aplaudido libreto de ‘El Imperio contraataca’, y Michael Arndt- incorporar el mito cinéfilo en la propia mitología de la serie -las hazañas de Luke, la Fuerza… son leyendas dentro de la propia historia-. Sin embargo, y aunque el relato resulte de lo más entretenido y por momentos hasta vertiginoso, peca de un exceso de lugares comunes y de situaciones ya vistas en la trilogía clásica. Que una cosa es hacer inteligentes y efectivos guiños -la primera aparición del Halcón Milenario, el hallazgo del sable láser- y otra ya es repetir esquemas narrativos. Dicho en pocas palabras: el guion funciona, pero tampoco arriesga demasiado.

El despertar de la Fuerza’ es un más que efectivo entretenimiento épico para toda la familia, que recupera el sabor añejo de la aventura galáctica, deja una magnífica sensación -después del irregular feeling de los Episodios I, II y III- y es, sin duda, un grandísimo acontecimiento cinematográfico para ir finalizando el año. Mejor que no os lo cuenten: guarda no pocas sorpresas.

Artículos Relacionados