El rebelde y el ‘amigo Sam’

Título: A cambio de nada. • Dirección y guión: Daniel Guzmán. • Género: Drama. • Pais y año: España, 2015. • Reparto: Miguel Herrán, Antonio Bachiller, Luis Tosar, María Miguel, Antonia Guzmán, Felipe García Vélez, Patricia Santos, Miguel Rellán, Fernando Albizu.


La cartelera de la fiesta del cine no ofrecía mucho a los que no nos gusta arriesgar. Pero ante la duda, siempre recomiendo elegir cine español. Puede gustar o no, pero siempre hay algo con lo que identificarse: un personaje, una calle, un abrigo, un chiste, una matrícula, un mote… La proximidad de la que hace alarde esta película es la misma que hay entre la butaca y la gran pantalla. La misma que hay de tu casa al trabajo, al instituto, al súper o al taller.

El televisivo actor Daniel Guzmán ha querido ubicar su primer largometraje en el barrio en el que se crió, Aluche. Buscaba la autenticidad y la conexión con el público y parece que lo ha conseguido. La película tiene una fuerte impronta autobiográfica que ha llevado al cineasta a rodar en la que casa en la que creció, con sus amigos de siempre, con su abuela -a la que llevó de la mano al Festival de Málaga- y con anécdotas de su propia adolescencia. Su primera película es en realidad un ejercicio introspectivo que le ha llevado a reconciliarse con su pasado y a ganarse varias Biznagas.

Colleja de colegas

La historia de ‘A cambio de nada’ es un homenaje a esa amistad altruista que hace que uno sobreviva a los dramas de la vida. La película cuenta los últimos meses de curso de Darío (Miguel Herrán), un quinceañero que huye de su situación familiar para no enfrentarse ni a su padre (Luis Tosar) ni a su madre (María Miguel) que ahora se retan en los juzgados tras su separación. En casa la cosa se complica, en el instituto no puede ir peor… parece que no le sale una bien al chaval y es que, hay que reconocer que el “figura” se la juega día sí, día también. Menos mal que tiene a su incondicional amigo y vecino Luismi (Antonio Bachiller) a su lado para sacarle una carcajada o darle una colleja cuando hace falta. Es su compañero de batallas, su amigo incondicional. Ese amigo Sam de la Tierra Media que desenvaina la espada sin tener idea de cómo usarla con tal de entronizar a su colega.

En su viaje a la independencia, Darío conoce a dos nuevos amigos: el Caralimpia (Felipe García Vélez), un matutero experto en borrar números de bastidores que le da trabajo en su taller a cambio de algunos favores; y Antonia (Antonia Guzmán), una anciana que se pasa las noches recogiendo muebles con su motocarro para venderlos en el rastro. Los dos acompañarán a Darío en sus noches de homeless y le enseñarán las vueltas que da la vida.

La película no es una obra maestra, pero merece la pena. Puede recordar a cintas como ‘El bola’, ‘Cuarta planta’ o, sobre todo ‘Siete Vírgenes’ pero esquiva el dramatismo que estas llevaron por bandera. Y es que ‘A cambio de nada’ es una historia de extrarradio con más risas que lágrimas. Un drama divertido de “rebeldes” que delinquen casi sin querer y a los que al final perdonaríamos todo.