La queimada

Opinión de Cultura EnGuada ante la acusación del consejero Marcial Marín al Seminario de Literatura Infantil y Juvenil, que organiza el Maratón de Cuentos, de realizar "fiestas y queimadas para temas de ideología política".


Ha dicho en las Cortes de Castilla-La Mancha el consejero Marcial Marín, el mismo que dio el visto bueno al tasazo en el Infantado, que la fiesta privada que celebró su partido en este edificio como culminación a la Interpralamentaria fue pagada "en tiempo y forma", incluso con una propina por haberla hecho a deshoras. No ha contestado con demasiada precisión, desde luego, pero podría haberlo dejado ahí.

No ha sido el caso. En un alarde de desatinada arrogancia, el dirigente manchego se ha sobrado con una frase inaceptable en un consejero de Cultura, cuando, en su respuesta al diputado socialista Luis Santiago Tierraseca, ha acusado a la asociación de la ciudad que organiza el Maratón de los Cuentos, el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil, de realizar actos de orientación política en el mismo edificio. "Usted debería pedir explicaciones a la exconsejera de Cultura, Blanca Calvo, por hacer fiestas y queimadas allí para pocos temas culturales y más de ideología política". De este modo, el consejero albaceteño ha pretendido tirar del recurso inapelable del "y tú más", pero ha cometido una extraordinaria estupidez: confundir la queimada de la primera noche del Maratón de Cuentos, un evento organizado por el Seminiario que preside Blanca Calvo, con una fiesta privada entre amiguetes.

En Albacete, nos extraña que en Toledo, pudieran parecer que lo uno y lo otro es lo mismo, pero en Guadalajara sabemos que no lo es. Y la queimada del Maratón y la fiesta privada del PP se parecen lo mismo que los toros y el circo, para que él lo entienda. Lo sabría de sobra si a lo largo de estos cuatro años hubiese hecho los deberes y se hubiese pasado por alguna de estas cuatro ediciones del Maratón. El consejero debe precisar a qué se refería o rectificar de inmediato. De lo contrario, su actitud es inaceptable. Ya le ha dicho Tierraseca a Marcial que vive en la Edad Media. Tal vez sólo así se entienda esta preocupación por los conjuros. Pero cuidado, porque de ahí a la caza de brujas sólo hay un paso.