Valores universales

Título: 'Vivir es fácil con los ojos cerrados'. • Director: David Trueba. Guión: David Trueba. Género: Comedia dramática, road movie. País y año: España, 2014. Reparto: Javier Cámara, Natalia de Molina, Francesc Colomer, Ramón Fontserè, Jorge Sanz y Ariadna Gil.


Cierto es que 'Vivir es fácil con los ojos cerrados' no cuenta con una historia compleja u original, una trama que enganche y atrape o una escena que permanezca en la retina del espectador para la posteridad; ni siquiera su excesivamente largo título  consigue quedarse a duras penas durante mucho tiempo en la memoria del público.

Seguramente ese no fuera el objetivo de David Trueba cuando se embarcara en el proyecto, sino realizar una película sencilla y entrañable centrada en los valores humanos y que lograra además transmitirlos, con el escenario (magistralmente construido) de la España de mediados del siglo pasado como decorado. Sin caer en la cursilería –aunque algunas veces rondándola peligrosamente-, esta cinta agridulce a medio camino entre la comedia y el drama consigue sin embargo dejar un buen sabor de boca.

Esta es una película sencilla, sin alardes, basada en valores positivos universales –generosidad, lealtad, esfuerzo, compañerismo- como motores de la vida de cualquier persona, incluso en circunstancias complicadas como las que viven los protagonistas: un curioso trío de compañeros circunstanciales formado por un profesor de inglés (sensacionalmente interpretado por Javier Cámara, que construye un personaje tremendamente humano e incluso creíble en su extrema bondad) y dos jóvenes que huyen de su vida anterior sin saber muy bien hacia dónde van. Les interpretan Natalia de Molina y Francesc Colomer, cuya sorprendente actuación logra que consigan mantener el pulso a su compañero de reparto.

Un viaje en coche a Almería en busca de las huellas de John Lennon, que rodaba durante esos días una película allí, es la excusa para la puesta en marcha del film; la España de la época franquista, el marco en el que se desarrolla la obra, que seguramente habría cuajado también habiéndose ubicado en otra época y en otro lugar. Los valores, al fin y al cabo, son universales.