'Cars' con caracoles

Título: 'Turbo'.• Director: David Soren. • Guión: Darren Lemke, David Soren y Robert D. Siegel. • Género: Animación / comedia infantil. • Año y país: EEUU, 2013. • Duración: 96 minutos.


'Turbo' es, básicamente, la historia de una superación. En la línea de los últimos estrenos cinematográficos infantiles, protagonizados por coches o aviones donde el argumento es de sobra conocido pero engancha a los pequeños. En el caso de 'Turbo', de la factoría Dreamworks -disponible en digital y en 3D-, el personaje principal es un caracol de jardín, que ansía romper su monótona realidad -en su tomatal, junto a su hermano y sus vecinos- y ser tan veloz como un coche de carreras.

Como en la vida real, cuando compartimos sueños que a los demás se les antojan extraterrestres, la idea es cuanto menos surrealista y desespera a la comunidad -tras varios episodios que casi cuestan de vida a todos los caracoles-, asi que finalmente será expulsado.

Pero antes del exilio, en una noche triste, Turbo va a dar un paseo y se da cuenta de que los milagros existen, tras caer -por mero accidente- dentro de un coche que está compitiendo en mitad de una carrera ilegal. Y ahí empezará la verdadera historia hasta llegar a ser uno más en las 500 Millas de Indianápolis.

Como en todo camino de superación, no todo se consigue en soledad. Para aderezar la historia, el film añade otra paralela, la de una peculiar pandilla de caracoles callejeros tuneados, a los que les flipa la velocidad y la de sus 'dueños', un grupo de aburridos empresarios de una estación de servicio que harían lo que fuera con tal de que parara un solo cliente. El final, nada sorpresivo.

Vacía desde el punto de vista narrativo y argumento manido, la película consigue mantener en vilo a los más pequeños y entretener, que al fin y al cabo, es de lo que se trata. 'Turbo' es 'Cars' pero con caracoles. Aunque la factura de animación, evidentemente, es de altura.