Una aventura con vértigo

Título: 'Aviones'. • Título original: ' Planes'. Director: Klay Hall. Guión: Jeffrey M. Howard y Klay Hall. Género: Animación / familiar. Año y país: EEUU, 2013.


Diversión sin pretensiones. 'Aviones' propone al espectador una aventura de belleza audiovisual y emoción, pero con un argumento gastado y una reedición demasiado descarada del exitoso 'Cars' de Pixar. La historia resulta emocionante para los más pequeños y combina los tópicos de las películas de acción americanas de siempre con bastante oficio.

La historia de 'Aviones' la hemos visto mil y una veces en el cine norteamericano. Esta vez es una avioneta fumigadora la que sueña con competir en la carrera de aeroplanos más importante del mundo: una ronda por etapas de continente en continente en la que participan los mejores. Dusty, el protagonista, no sólo no está diseñado para volar y causa hilaridad entre el resto de competidores, que le ven como un granjero paleto, sino que además tiene que superar su vértigo a volar por encima de los mil pies. Su buen carácter, el poder de la amistad y los favores de la fortuna permitirán superar cualquier obstáculo para lograr la meta deseada.

Es inevitable la comparación con 'Cars', la película de la factoría Pixar (que también tuvo su secuela), uno de los productos más comerciales y con menos pretensiones artísticas de su brillante filmografía. Probablemente esta readaptación aérea sea todavía menos original y pierde todo el efecto sorpresa después de haber conocido a los otros vehículos animados, pero lo cierto es que aporta espectaculares tomas para la gran pantalla al obligar a la cámara a despegar los pies del suelo y logra mezclar con agilidad todos los ingredientes de una típica película de acción: mucha emoción, ciertas dosis de humor y de romance, compañerismo y un sentido amable de la existencia con una moraleja bienintencionada para los niños: con esfuerzo, es posible cumplir los sueños.

Sin excesiva profundiad dramática, este nuevo héroe no pasará seguramente a formar parte de la terna de protagonistas antológicos de la era digital de la animación, pero está al frente de un grupo de personajes simpáticos en los que la humanización sigue resultando creíble, pese a que recuerde en exceso -también en esto- a 'Cars'.

Lo que más impresiona de esta nueva aventura 3D de Disney no es, pues, el argumento, más que previsible, sino la agilidad de los episodios, el buen ensamblaje de un torrente de ideas ya conocidas y la belleza de la recreación de los diferentes paisajes del mundo. Tal vez el guión abuse de los estereotipos de las diferentes culturas del mundo (el inglés, la francesa, los alemanes, los chinos y, sobre todo, los mexicanos), pero no hay que olvidar que es una película para un público infantil, al que le sientan bien estas simplificaciones, como el maniqueísmo necesario entre el protagonita y su prepotente adversario -también aquí el parecido con 'Cars' es demasiado evidente-.

Relajados para la sesión familiar, aceptando que estamos ante una película infantil sin ambición de obra maestra, los virajes aparatosos pero sin sorpresas tiran de la fórmula ganadora para divertir al público con chip veraniego. Mezclen 'Cars', la vuelta al mundo en 80 días de Verne y Rocky (al que se cita en la propia cinta) y tendrán 'Aviones'. Nada más y nada menos.

Artículos Relacionados