Un año de vida

Hemos cumplido un año. Un recorrido todavía corto, pero que se nos ha antojado intenso en esfuerzos y gratificante en recompensas.

Todo balance exige números y estos son los nuestros, con total transparencia y cierto orgullo por los logros obtenidos en un medio humilde consagrado a un área tan específica como la cultura. Durante este tiempo hemos servido más de 1.600 piezas informativas, entrevistas, reportajes e informaciones de agenda. Hemos superado las 200.000 páginas vistas y nuestra red social de amigos está formada por mil seguidores en Twitter y casi 1.300 amigos en Facebook.

Pero, más allá de las cifras, están también las sensaciones. Hemos intentado promover la cultura de la ciudad y facilitar su difusión de una forma profesional, dentro de las enormes limitaciones que un proyecto de estas características tiene obligatoriamente, y en gran medida lo hemos logrado. Pero es que siempre queda mucho por mejorar y eso motiva todavía más nuestra labor diaria.

Hace apenas unas semanas editábamos también un número especial en papel que, además de servir para recibir el verano, era nuestra manera de dar las gracias. Como decíamos en su editorial, agradecíamos en primer lugar a los colaboradores que han firmado en nuestras páginas y a los lectores, que de muchas maneras nos han venido alentando cada día en nuestra labor: ellos son el único indicador capaz de medir la trascendencia de nuestra tarea. Pero también queríamos agradecer, por supuesto, la confianza de nuestros anunciantes, porque su confianza en el proyecto como soporte para hacerse visibles se traduce directamente en la sostenibilidad de una aventura periodística alumbrada en un momento difícil para todos, pero sobre todo para esta profesión. Cada día labramos un terreno árido en unas condiciones ambientales adversas, pero la pequeña suma de frutos recibidos alimenta la ilusión por esta forma honrada y profesional de ganarse la vida, aun cuando sigue sin merecer la confianza de quienes diseñan campañas de mayor alcance con fondos públicos.

Todas las culturas

También defendíamos hace unos días que hemos intentado dar voz a todas las culturas: las de la ciudad y las de la provincia; la más elitista y la más popular; la labor profesional y la aficionada; la crítica y la acomodaticia; la que se sube a los grandes teatros y la que se hace en pequeños escenarios... Como proyecto recién nacido, hemos intentado respaldar con nuestra presencia los nuevos ciclos surgidos en la ciudad, como Jazz en el Tyce o ATAquilla, sin descuidar las coberturas más exigentes (a veces a horas intempestivas) en eventos como las Ferias de Guadalajara, el Tenorio Mendocino, el Maratón de Cuentos... Nuestros lectores han accedido gratis a las informaciones en una labor casi sin descanso, pero créannos que nos sigue pareciendo poco, porque consideramos que nuestro compromiso obligaría a rendir todavía más.

Así que gracias también por su comprensión cuando no logramos estar a la altura: prometemos seguir mejorando.

Ahora disfruten del verano y de las lecturas que les ofrecemos también en estos días en que no obstante relajamos un poco el ritmo. A la vuelta de la esquina está septiembre, uno de los meses más movidos del calendario cultural. Está en marcha nuestro segundo año y queremos seguir siendo “tus favoritos”.

Artículos Relacionados