Monumento a los pequeños héroes

‘Lo que mueve el mundo’. • Kirmen Uribe.  Traducción del euskera por Gerardo Markuleta.  Editorial Seix Barral.  Barcelona, 2013.


El mundo lo mueven pequeños impulsos de solidaridad o heroicidad que no siempre son recordados conforme merecen. Kirmen Uribe, Premio Nacional de Narrativa, ha regresado con la novela corta ‘Lo que mueve el mundo’ tras firmar su brillante ‘Bilbao-Nueva York-Bilbao’. Y lo hace con un relato testimonio, una vez más, en el que mezcla la ficción y el reportaje escrito para desarrollar una historia contada en la intimidad de cualquier charla de sobremesa, pero que acaba teniendo una fuerza bestial y un final deslumbrante. De nuevo el terruño local se convierte en escenario universal y la historia personal se confunde gratamente con la gran historia, hecha, a su vez, de historias mínimas.

La inteligencia narrativa del bilbaíno vuelve a quedar al descubierto con este libro que tiene por epílogo lo que cualquier otro escritor habría situado en el prólogo y que consigue engarzar estampas, lugares y personajes de diversa procedencia en un mismo discurso, sin perderse en circunloquios y sin que le sobre una coma.

Partiendo de hechos históricos como el desembarco desde el puerto de Bilbao rumbo a Bélgica de niños que fueron víctimas de bombardeos como el de Gernika hace ahora 76 años, Uribe desencadena una historia (sobre todo de amistad) que primero se expande en varias ramificaciones y luego se repliega en una tercera parte que ajusta cuentas con la memoria personal de la familia del protagonista y con la propia vivencia, dulce y trágica a un mismo tiempo, todavía en caliente, del autor.

La historia se repite y por eso conviene no olvidarla. Y recordar, de hecho, a quienes lo merecen. “Los héroes están ahí, pequeños héroes que de vez en cuando se nos mueren”. Sus hazañas son los impulsos que mueven el mundo y este libro, el monumento a los pequeños héroes. Sobre todo a aquellos que nos tocaron tan de cerca.