Las cloacas de París

Título: ‘Incompatibles’.  Título original: ‘De l'autre côté du périph’. • Director: David Charhon.  Guión: Julien War y Remy Four.  Género: Comedia.  País y año: Francia, 2012.  Reparto: Katia Tchenko, Omar Sy, Zabou Breitman, Laurent Lafitte, Sabrina Ouazani.


Esta crítica se iba a titular ‘Superdetective en París’. Lo ha impedido que el crítico de El País, Javier Ocaña, ha tenido la misma ocurrencia y resultaría injustificada la recaída, además de que cualquiera pensaría que obviamente el original había sido él. Pero es de cajón. ‘Incompatibles’ no es ‘Intocable 2’, pese a los parecidos con la cinta fracesa más taquillera de todos los tiempos, sino más bien una suerte de remake a la francesa de la película americana que protagonizó Eddie Murphy.

La presencia de Omar Sy como coprotagonista del filme, repitiendo el mismo personaje que en la historia que vimos hace menos de un año, el arranque con una persecución en coche a través de las autopistas parisinas y las dosis de comedia mezcladas con drama (aquí, más bien, crítica social) hacen recordar a ‘Intocable’, monumental película con la que no resiste la comparación. Incluso el título de esta otra recuerda demasiado a aquella, en una decisión meramente comercial, porque el original no tiene nada que ver con ‘Incompatibles’. Pero aquí acaban los parecidos.

Y, aunque es cierto que Sy vuelve a ser el mismo, esta vez encarna a un policía del extrarradio de París a quien le toca en suerte (en mala suerte para su compañero) llevar una investigación con un inspector parisino más pijo y con no pocos prejuicios. La muerte de la mujer del presidente de la patronal les lanzará a turbios círculos y, a la vez a afianzar una relación que parecía imposible.

Es ahí donde los guiños a Superdetective en Hollywood se hacen constantes, con el poli negro fuera de contexto buscando a los malos, y con gestos explícitos, como el tono del móvil del personaje de Omar. La película cae en el error de intentar ser cómica en todo momento, lo que casa bien con el tan idiota como grandón y entrañable actor negro, pero ahoga otros propósitos que resultarían muy dignos de no tornar chabacanos: la crítica social a unas entrañas del poder podridas. La trama viaja a las cloacas de París, que están en los suburbios como Bobigny (en ningún momento se niega), pero también en los despachos de la patronal o en las comisarías, en la capital francesa como aquí mismo.

‘Incompatible’ tiene sus golpes de humor, pero es una película intrascendente. Si quieren una reedición de Superdetective en Hollywood, aquí tienen una revisión digna con un par de protagonistas muy solventes. Si lo que querían era ‘Intocable 2’, olvídense y acudan al videoclub, si es que todavía queda alguno.