Soneto al mes de enero, de Mañueco

El escritor alcarreño Juan Pablo Mañueco comparte con los lectores este soneto a propósito del ingreso en el mes de enero.


ENERO (Nevará la nieve hasta en la mente)


Principia el año con un mes tan fiero

glacial, triste, oscuro y tan helado

que parece venir al mundo apenado

cual infante aterido y forastero.

 

Si mes frío y seco, buen caballero

que su palabra cumple, pues ha entrado

soplándose los dedos, congelado,

pidiendo encender un leño y friolero.

 

Mes en que se hiela la vieja en el lecho

y el agua de cocer en el puchero.

Si helada no enfría, sí la corriente.

 

Conviene abrigarse harto bien el pecho

y gozar las virtudes del brasero,

pues nevará la nieve hasta en la mente.

 

Mas de todos los días que yo cuente

me quedo -sé por qué- con el onceno.

No preguntéis motivo, que no sueno.

Ella y yo, sabiéndolo, es suficiente.