Sorbitos de pop caliente

Más de 200 personas se dieron cita en la sala Óxido para disfrutar del primer concierto de Leiva en Guadalajara. • Fue una actuación plagada de emociones, donde se sucedieron los temas de ‘Diciembre’ junto con varios de los éxitos de Pereza. • También tuvo tiempo de versionar ‘El caso de la rubia platino’ de Sabina o rescatar ‘Superviviente’, de sus inicios con su anterior banda.


Escuchar a Leiva es iniciar un camino sobre historias reales, de la vida diaria, que a todos nos ocurrieron alguna vez, pero salpicadas con ese humor tan propio que les caracterizó en Pereza y que, en su carrera en solitario, sigue manteniendo, aunque ofreciendo un mayor y mejor cuidado en las letras, intentando conseguir que algunos de sus versos se conviertan en auténticas poesías.

Desde su salida al escenario, este sábado en la Sala Óxido, la comunión con el público fue total. Una conexión que se transmitió en el estado de ánimo no sólo del artista, sino también de la Leiband. Estos músicos supieron crear el ambiente exacto para un gran concierto de pop-rock. Más de 200 personas se dieron cita para disfrutar de la primera actuación en solitario del exmiembro de Pereza en Guadalajara –entre ellos algunos componentes de la banda Despistaos-, que se prolongó durante cerca de dos horas. Algo más si contamos la actuación de Malakabeza, que, con su pop melódico y nostálgico, trató de ambientar los instantes previos a la actuación del artista madrileño.

Con él ya en el escenario, la magia fue total desde la primera canción. ‘Nunca nadie’, ‘Éxtasis’, ‘Penaltis’ sirvieron para calentar un ambiente que ya de por sí estaba a una temperatura más que elevada pero que, con el aclamado ‘Miedo’, alcanzó una conexión genial que no se perdió ya en lo que restó de actuación. En ella, Leiva no echo de menos a Rubén, porque es evidente que si es capaz no sólo de grabar y tocar todos los instrumentos de cada LP, sino también de llenar el escenario con su presencia y su guitarra. Aunque la compañía de Juancho –de Sidecars– y su total entrega a la causa, le hace tener un pequeño cómplice a la guitarra.

Leiva, aunque poco expresivo en sus palabras, sí lo fue con la música, aunque tuvo tiempo de agradecer a los “guapos y guapas de Guadalajara” su presencia en el concierto, debido a lo mal que está la situación económica. La mejor recompensa para todos aquellos que pagaron su entrada fue cómo se vaciaron tanto el artista madrileño como su banda durante esta actuación, en la que no faltaron éxitos de su etapa con Pereza como ‘Animales’, ‘Como lo tienes tú’ o ‘Lady Madrid’, con la que cerró el concierto. 

También tuvo dos guiños hacia el público alcarreño, más entregado de lo habitual, a quien ofreció un tema perdido en el baúl de los recuerdos, ‘Superviviente’, y un emotivo ‘Aproximación’, tema del que señaló que le debe mucho porque “a partir de él, todo cambio”. A su vez, y como es habitual en esta gira, quiso rendir un homenaje a uno de sus maestros y una de sus mayores influencias, Joaquín Sabina, con ‘El caso de la rubia platino’. Mención especial mereció  ‘Vis a vis’, ya que a más de uno le puso los pelos de punta, debido a la gran carga de sentimiento con que interpretó este tema, ya emotivo de por sí.

No brilló como en otras ocasiones la genial ‘Amelie’, que sirvió para abrir el trío de bises final, en el que ‘Eme’ y ‘Lady Madrid’ pusieron las notas finales de un concierto en el que el público se bebió el pop caliente de Leiva a sorbitos, pero de una forma descontrolada.

Artículos Relacionados