Javier Recio: “Los americanos nunca te dicen que no”

Charlamos con el barítono marchamalero, que este sábado inaugura la programación especial del X aniversario del Ateneo Arriaca con un recital de ópera y canción española junto a la pianista Laurence Verna.  


Su primer disco, 'Reynaldo Hahn melodies', con canciones inspiradas en textos clásicos de grandes poetas como Verlaine o Víctor Hugo, lo grabó en el Ateneo Arriaca. Este sábado, el barítono marchamalero Javier Recio volverá a actuar en él con un repertorio de zarzuela y canción española, junto a la pianista Laurence Verna, inaugurando la programación especial del X aniversario del teatro gallardo.

Intérprete del repertorio romántico de ópera y zarzuela, entre sus trabajos destacan papeles de piezas conocidas como Fígaro, Malatesta, Hamlet, El Barberillo de Lavapiés, Maravilla o Luisa Fernanda. También ha sido cantante de oratorio y de música renacentista y barroca, destacando en 'El Mesías de Handel', 'La Creación de Haydn', 'La Misa de la Coronación de Mozart' o el 'Elías de Mendelssohn'.

Con Recio charlamos un día antes del estreno en el auditorio gallardo, a punto de comenzar los ensayos para esta actuación tan especial, sobre su larga estancia en Nueva York donde ha audicionado para profesionales de talla internacional y sobre lo que supone volver a casa.

¿Qué siente al abrir la programación del X aniversario del Ateneo Arriaca de su localidad, Marchamalo?

Siento un orgullo enorme. Fue el primer centro que me abrió sus puertas para poder cantar profesionalmente, como solista. Y después de diez años, es muy especial volver. Porque además, cantaré para mi público, familiares, vecinos, gente con la que he crecido. Es un lugar muy especial para mí para cantar, tiene un componente emotivo que otros lugares no tienen.

Acaba de regresar de una larga gira en Nueva York, ¿cómo ha ido?

En realidad, me fui a la aventura. Yo estaba trabajando en el Teatro Real de Madrid y con la crisis económica de España decidí marcharme fuera, aprovechar la ocasión para conocer cómo se funciona y se canta en otros lugares. Me pareció ideal ir a Nueva York, uno de los centros culturales del mundo y fue una experiencia muy positiva porque me permitió medirme con muchos colegas. La única carta de presentación que tenía era mi voz y se me abrieron las puertas. Lo bueno de los americanos es que nunca te dicen 'No'. Me invitaron a cantar y a raíz de eso, me adoptaron. Estuve con grandes profesionales asociados al Metropolitan Opera House, entre ellos, Mark Oswald, el técnico Bill Schuman, que tiene como pupilo a Marcello Álvarez, uno de los grandes de la lírica actual y David Jones, profesor del tenor Johan Botha. Lo único que hice fue llamar a una puerta, escribir un e-mail, se permitieron el lujo de dedicar su tiempo para escucharme y adoptarme con su pupilo o para trabajar. Llegué a audicionar para el papel de Arbaces, del 'Idomeneo', de Mozart. América te abre las puertas. Nunca te dice no. Aprendí también a venderme porque uno de los problemas de España es que salimos de la carrera y no nos sabemos vender, ni movernos en el mercado. El americano es un mercado muy competitivo pero valora mucho a los artistas y el talento.

En Marchamalo ofrecerá un repertorio de sus zarzuelas favoritas y canción española. ¿Con qué sorprenderá al auditorio?

Cantaré el aria 'Largo al factótum', de 'El Barbero de Sevilla', de Rossini; el 'Brindisi', de la ópera 'Hamlet', de Ambroise Thomas; Luisa Fernanda, en zarzuela y también canciones que tengo dentro del doble cd [su segundo álbum] que grabé y presenté en Estados Unidos con el pianista Jorge Robaina, canciones de Roberto Halffter, de Turina, Falla, de Toldrà... haré una selección de ese doble cd que sea atractiva para el público.

¿Dónde se siente más cómodo: cantando ópera o zarzuela?

Me gustan las dos. Lo último que he hecho en ópera ha sido Silvio, en 'Plagiacci', junto a Vicente Hombuena y Federico Gallar en agosto, en la temporada de ópera que se ha desarrollado en verano en la Comunidad de Madrid, en la Embajada italiana, donde tuvimos ocasión de cantar junto a la soprano Ruth Terán. Y en mayo también estuve en el Corral de Comedias de Alcalá, donde tuve la posibilidad de hacer el papel de Marco, dentro de la ópera 'Gianni Schicchi'... me siento cómodo en los dos estilos, dentro de lo que es el barítono lírico.

¿Cuáles son sus referentes como cantante?¿sus compositores favoritos?

Referentes tengo tantos... y muchos de ellos, españoles. Como barítono, mi referente es Hermann Prey, pero también mis profesores Vicente Sardinero, Pedro La Virgen o Paco Ortiz, Victoria de los Ángeles, María Bayo... depende de si hablamos de canción francesa, italiana, pero generalmente miro a los clásicos y al pasado.

¿Cree que es algo fundamental para el género la inclusión de espectáculos líricos en los teatros municipales, para que no sea vinculado a algo elitista?¿ cree que eso crea público fiel a este estilo musical?

Es hora de que se planteara seriamente el estudio de las enseñanzas musicales en los colegios como una asignatura que tenga como objetivo el desarrollo emocional del individuo, simplemente. Eso puede lograr que los jóvenes se vayan acercando a la música y a los auditorios con una mentalidad más abierta porque ellos piensan que lo moderno que hay ahora es lo más moderno y realmente es lo más antiguo, es muy arcaico. Es verdad que hay que buscar también en los auditorios un espectáculo que sea atrayente. Ya hicieron mucho en este aspecto  los Tres Tenores, Monsterrat Caballé con Freddy Mercury o Ara Malikian, que tiene una formación clásica pero ha sabido llegar al público. Se pueden combinar cosas y hacer programas atrayentes. 

Artículos Relacionados