Inéditos de tres maestros de capilla, en la seo seguntina

Interpretadas por sesenta músicos de los coros Aurora de Bilbao y Dainuzahar de Durango y la orquesta ProArte, dirigidos por Daniel Garay y con el promotor de la cita Patxi García Garmilla como organista. • Se han rescatado del olvido partituras escritas en los siglos XVIII y XIX por Acacio Garcilópez, Salvador Sancho Iturimendi y Juan Lorenzo Muñoz Sánchez.


La Catedral de Sigüenza tuvo el privilegio en la noche del sábado de escuchar música inédita de tres de sus maestros de capilla, que lo fueron a lo largo de los siglos XVIII y XIX. La Fortis Seguntina recuperaba así el sonido de partituras compuestas hace doscientos años, como recordaba su deán, Jesús de las Heras, “en esta Catedral y para esta Catedral”. Así, la parte nuclear del concierto fueron unas Vísperas compuestas por Acacio Garcilópez, nacido probablemente en la cercana localidad de Argecilla en 1720, que con toda probabilidad fueron compuestas para las de la Virgen de la Asunción, o para las continuas, de la Virgen de la Mayor, patrona de Sigüenza.

Recordó también el deán la Catedral De Las Heras la mención expresa que en el programa y cartel anunciador García Garmilla quiso hacer a Felipe Peces, canónigo archivero de la Catedral, por las facilidades que le dio a su trabajo  y por su colaboración, y aprovechó para referirse a la ya próxima celebración del 850 aniversario de la Catedral, que comenzará en julio de 2018 y se prolongará hasta julio de 2019.

El concierto, al que acudieron cerca de quinientas personas,  ha sido posible gracias a la implicación del Cabildo Catedralicio, el Ayuntamiento de Sigüenza y la Fundación ciudad de Sigüenza, contando con la inestimable colaboración y generosidad de su promotor, Patxi García Garmilla, y de los músicos intervinientes.

Fue el promotor del concierto, el profesor y musicólogo Patxi García Garmilla, quien se encargó de presentar a los músicos: el Coro de Cámara Aurora Boreal de Bilbao, el Coro de Cámara Dainuzahar de Durango y la orquesta Proarte de Madrid, todos dirigidos por Daniel Garay, así como la música, compuesta por tres maestros de capilla de la catedral, que lo fueron entre los siglos XVIII y XIX. “Estos maestros nos han transmitido un legado musical de belleza y valor incomparables y que animan a emprender un esfuerzo en pro de la recuperación de un ingente patrimonio musical que nunca debió haber caído en el olvido”, afirmaba.

La actuación comenzó con el 'Te lucis ante terminun', de Salvador Sancho Iturimendi, que fue maestro de la Catedral de Sigüenza entre 1725 y 1754. Son 63 las obras de Salvador de Sancho que se reparten entre los archivos Histórico Diocesano de El Burgo de Osma y de la Catedral de Sigüenza, que serán editadas próximamente en dos extensos volúmenes por la Diputación de Soria.

De Juan Lorenzo Muñoz Sánchez interpretaron cuatro arias al Santísimo Sacramento. Discípulo de Acacio Garcilópez, fue nombrado maestro de la  Capilla de la Catedral seguntina el 11 de febrero de 1782, puesto que  ocupó hasta su fallecimiento en 1838. Las líneas vocales son virtuosas en extremo, con un discurso cuyo estilo se sitúa a mitad de camino entre las propuestas de Mozart y Rossini. 

El concierto se cerró con las monumentales Vísperas de Nuestra Señora de Acacio Garcilopez de la Peña, que ocupó el magisterio titular de la Catedral de Sigüenza desde el 12 de agosto de 1754 hasta su muerte en 1781. El estilo clasicista, manifiesta en esta obra su esplendor, pero con reminiscencias del Barroco. Se conserva completa en la Biblioteca del Monasterio de El Escorial.

"Los tesoros musicales de la Catedral"

En una conferencia anterior, que tuvo lugar el viernes, en El Pósito, el propio García Garmilla, había hablado sobre los tesoros musicales que esconde la Catedral, obra sus maestros de capilla, “excelentes músicos que conocían perfectamente su oficio”, valoraba ayer, incluidos los compuestos por los tres que protagonizaron el concierto de ayer. El musicólogo señaló además que hay muchos otros tesoros musicales, para cuya adecuada puesta en valor “hará falta el apoyo institucional”.

En su intervención ante los asistentes al concierto, el alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, destacó la unión de esfuerzos, de la que también formó parte el propio Ayuntamiento, junto al Cabildo Catedralicio y la Fundación Ciudad de Sigüenza, para que tuviese lugar el concierto, además de reivindicar, como había hecho antes el deán, la figura de Felipe Gil Peces, a quien estuvo dedicado el concierto y agradecer su implicación a los músicos y al propio García Garmilla. 

Por su parte, Gloria de las Heras, vicepresidenta de la Fundación Ciudad de Sigüenza, dio las gracias al Cabildo, “con el que mantenemos una colaboración desde hace años” a la que calificó de “privilegio”, como también lo ha sido, añadió, “colaborar con este concierto, que se ha hecho realidad gracias a la conjunción de varios milagros, “el primero que Patxi Garcia Garmilla viniera a la Catedral de Sigüenza”, el segundo, “que encontrara en ella las facilidades que ha tenido para trabajar”, y el tercero, “el de la fortuna de encontrar tesoros musicales de los maestros de capilla, gracias a sus infinitas horas de trabajo”. Cuando algunos de estos tesoros fueron musicalmente estrenados en Bilbao, “pensamos que, sin lugar a dudas, esa música se tenía que escuchar en la Catedral de Siguenza, algo que, gracias a la generosidad de todos las personas e instituciones que han intervenido se ha hecho realidad”.