Bronca política a cuenta de la Banda Provincial

La portavoz socialista, Pérez León, pidió la dimisión de la diputada de Cultura y la presidenta provincial por la gestión del conflicto de la Banda • Guarinos instó a los grupos a crear una Comisión de Investigación sobre los últimos diez años de esta agrupación les acusó de engañar a sus integrantes • Los músicos consideran que la solución adoptada motivará que la banda "deje de ser como hasta ahora era"


No hay jornada política en la que la Banda de Música de la Diputación sea protagonista que no termine con una gran bronca entre los principales partidos con representación en esta institución. Guarinos y Pérez León mantuvieron un gran choque dialéctico esta mañana durante el Pleno en el que se debatía la propuesta socialista de crear una Comisión de Seguimiento sobre el proceso de admisión de los músicos que arranca mañana con la reunión de la Mesa de Negociación.

 Hasta tal punto llegó la discusión que la propia diputada socialista llegó a pedir la dimisión de la presidenta provincial, Ana Guarinos y de la diputada delegada de Cultura, Marta Valdenebro, por su gestión de este conflicto e incluso las acuso de delinquir –aunque finalmente lo retiró-. Guarinos no se quedó atrás y tras escuchar esta última palabra amenazó a Pérez León con acudir a los tribunales así como la acuso de haber engañado junto con Izquierda Unida a los integrantes de la Banda durante los últimos diez años.

Una gran bronca pero que de no se tradujo en nada relevante para el devenir de esta problemática ya que la propuesta del PSOE fue finalmente rechazada por la mayoría del PP. La intención socialista con esta propuesta era la de crear un órgano político que fuera garante del proceso y que pudiera ser un espacio para proponer ideas para la readmisión de los músicos. “Proponemos esta Comisión para lograr una readmisión dialogada y única”, indicó Pérez León que incluso tendió la mano a colaborar en esta cuestión.

Izquierda Unida vio con buenos ojos esta idea y su portavoz, Francisco Riaño, consideró que “no era descabellada” la propuesta viendo el cariz que habían tomado los acontecimientos. Acusó al PP de haber creado este problema por “prepotentes” ya que los músicos “no tragaron” con la solución que traían “de casa”, por lo que les instó a abandonar el papel “victimista” sobre el tema de la “maltratada y maltrecha” Banda provincial.

La Comisión de Seguimiento, “una ocurrencia del PSOE”

Quienes no contemplaban la opción de esta Comisión de Seguimiento eran los diputados del equipo de Gobierno que la tacharon de “ocurrencia”. Marta Valdenebro recordó que cuando se sentaron a negociar “todos sabíamos que existía una relación laboral que nadie había regularizado”; por lo que buscaron normalizar la situación de la banda proponiéndoles como única alternativa su constitución como Asociación.

Al no ser posible y al derivar el conflicto en los juzgados cuya sentencia salió este mes, la Diputación finalmente decidió modificar la RPT para introducirles dentro de la plantilla de la institución. “El proceso de regularización se hará conforme a la ley, no como se le antoje a la diputada Pérez León”, llegó a decir Valdenebro en el Pleno así como la acusó de no haber elevado propuesta alguna para mejorar la situación de la Banda. Es más, resumió en una frase su visión de gobierno: “Las propuestas las han hecho siempre los técnicos y las decisiones las toma el equipo de Gobierno conforme a la ley”. De ahí que ante la petición de esta Comisión, la dijera “a ustedes les gusta mucho perder el tiempo y no estamos para andarnos con tonterías”.

Estas palabras encendieron el debate y la portavoz socialista pidió la dimisión de la diputada de cultura y de la propia presidenta ya que se proponía a la banda que se convirtiera en asociación “a sabiendas de que existía ya una relación laboral”. “Deben dimitir porque nos han engañado y mentido así como deben pedir perdón públicamente”, espetó la propia Pérez León que insistió en su idea de la Comisión de Seguimiento porque nadie conoce cuál será la propuesta que llevarán a esa Mesa General y, además, porque ya existe un precedente en el mandato anterior en el que se estableció un órgano de este tipo para vigilar la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo.

Es más, la diputada de Cultura, Marta Valdenebro, afirmó en Pleno que habían basado sus decisiones en un total de siete informes técnicos sobre los que el dirigente de IU, preguntó por ellos ya que en su día pidieron la base de sus decisiones y no se los hicieron llegar. “¿Dónde están esos informes?”, preguntó sin obtener respuesta.

La sentencia, ¿arma de doble filo?

El debate se endureció más hasta tal punto que la portavoz socialista les acusó de “querer utilizar la sentencia como herramienta para destruir la banda” y de hacer “teatro” con la resolución judicial. Palabras que no sentaron nada bien en el seno popular ya que Valdenebro resaltó que “cumplir la ley no es hacer teatro”. Es más rechazó la mano tendida del PSOE desde el inicio del debate indicando que “el Grupo Popular no se va de la mano con ellos ni de aquí –se refiere al salón de plenos- a las escaleras” ya que, a su juicio, “han estado 10 años engañando y mintiendo para tapar una situación que era irregular desde 2002.

La discusión llegó hasta tal punto que ambas partes parecían de acuerdo en abrir una Comisión ya no de seguimiento, sino de investigación sobre este asunto que abarcara los últimos diez años de historia de la banda, pero finalmente quedó en un cruce dialéctico. Es más, la propia Guarinos recordó que esta situación ha surgido dado que el Reglamento anterior no se podía prorrogar y que la única opción para haber mantenido la Banda tal cuál estaba configurada actualmente, hubiera sido su conversión en asociación. Incluso, volvió a acusar a la portavoz socialista de no elevar “ninguna alternativa dentro de la ley” para solucionar esta problemática. “Ya está bien con el tema de la banda…han estado engañando a los integrantes de la misma durante 10 años”, concluyó la propia presidenta provincial

“Quieren hacer una banda a su gusto”

Por último, alrededor de una decena de músicos de la Banda de Música de la Diputación Provincial acudieron al Pleno para comprobar in situ el debate político sobre esta agrupación. Uno de ellos que se erigió en portavoz, Jesús Nadador y músico de la banda desde hace 43 años, señaló que con las medidas que prevé el equipo de Gobierno, sólo buscan crean “una banda a su medida no a la medida del pueblo de Guadalajara”. Apunta que la presidenta provincial ha tenido, desde el primer momento, “una inquina y un hostigamiento hacia la situación de la Banda que la ha llevado a destruirla”. Es más, considera que esta posible modificación de la RPT no va a proporcionar una solución para los 56 miembros de la banda, dado que considera que “sólo van a coger a los que no tienen ninguna incompatibilidad que son 20 y se van a quedar fuera jubilados o quienes tengan que buscar compatibilidades con otro trabajo”. Nadador, señala que lo “normal” hubiera sido apostar por el dialogo para “dar una solución de continuidad” a una banda que, a su juicio “nunca será como estaba hasta ahora y no habrá otra tan buena porque hemos estado muchos años estudiando y trabajando juntos”.