Dr. Sapo: “Los niños me obligaron a tocar para ellos”

Ha sido papá de gemelas hace apenas cinco meses y, aunque admite no tener demasiado tiempo, Miguel de Lucas no para de sacar proyectos dobles. Del horno acaba de sacar un directo y un nuevo show infantil. • Ofrecemos en versión digital esta entrevista, incluida en el último número en papel de Cultura EnGuada, correspondiente al verano de 2017.


Se ha puesto el bigote, junto a una banda de lujo -Fernando Polaino, Gilberlástico, Pepe López y Álvaro Barco- y está dispuesto a recorrer la geografía española para mostrar su último álbum, un directo de 18 canciones, y un nuevo espectáculo familiar. Miguel de Lucas es un trabajador nato e irradia pura ilusión por lo que hace.

Parece que se ha puesto el mundo por montera.

Desde que soy padre le quito mucho hierro a las cosas. Quizás hubier sido más fácil grabar un disco de estudio, sí. Un directo supone muchos nervios, miedo a que no salga todo bien y tener la suerte de que ese día estés inspirado. Pero la verdad es que estuve muy a gusto.

¿Cómo surgió grabar este directo?

Tenía seis discos de estudio, veía que todos mis amigos ya tenían un directo... En mi carrera han cambiado tanto las circunstancias que nunca había tenido esa seguridad de tener una banda fija. Pero en 2015, tocamos en el Moderno, con la Orquesta Pinha y salió todo super bien. Me dije: voy a reservar una fecha para el año que viene. La cosa se lió y ahora es mi disco más grande.

Dieciocho canciones, grabadas en el Teatro Moderno, un símbolo para artistas como usted que lucharon por su reapertura.

Totalmente, ¿ves? Es que se juntaron muchas cosas. Participé en el ciclo 'En la puñetera calle', que es una de las cosas más bonitas en las que yo he podido participar. La gente se echó a la calle a ver cultura, pero en un acto reivindicativo para que se abriera ese teatro. Me sentí identificado con el proyecto y me alegré muchísimo de que finalmente se abriera. Para mí, simboliza el triunfo, el poder de la gente para hacer realidad cosas.

Se reivindicaba también espacio para los artistas en esta ciudad. ¿Cree que ha cumplido el objetivo?

Yo no puedo quejarme. A mí me han tratado genial. Si a todos les trataran como a mí, el objetivo se habría cumplido.

Este último disco es un viaje desde sus inicios más rockeros hasta la etapa más reciente de shows infantiles. ¿Cuándo decidió este cambio?

Realmente, el rock para adultos no lo he dejado nunca. Es verdad que llegó un momento en que los niños me obligaron a tocar para ellos. En este mundo oportunista habrá quien piense que como no gano pasta me he tenido que poner a tocar para niños. Pero siempre he tenido esa cualidad. Había que cambiar el horario y la manera de llegar a ellos. Después de unos conciertos de transición, le cogí gusto y me animé a crear 'Las aventuras de Sam' y puedo decir que estoy feliz en esta nueva faceta de mi trabajo.

¿Cómo es tu nuevo show infantil, ‘El Diferente’?

Las canciones son las de 'Diario de un batracio', muy dulces y que aún no habíamos incorporado en los infantiles. Hay un dj Diferente, que es Fernando Polaino, que viaja por el mundo pero al que le gustaría montar una banda y busca a alguien diferente, especial. Entonces yo voy saliendo de una especie de máquina del tiempo y cada vez, soy un personaje distinto. Es un espectáculo de integración. Al final, vemos que todos somos diferentes.

¿Qué le da el público infantil que no le da el adulto?

Aunque me duela decirlo, los niños son mucho más divertidos (risas). Son capaces de disfrutar haciendo más el tonto. Tiene su exigencia pero yo me cargo de energía y me lo paso pipa.

En Guadalajara tienen un público fiel. Pero ¿cómo están siendo acogidos en el resto de España?

Somos pocos pero muy fieles. En España me conocen por los primeros discos. El primero salió con Dro (Warner). Esto es una carrera de fondo y aunque seguimos girando, cada vez es más complicado viajar. Pero hay un número reducido de sapos en charcas lejanas.

Fue uno de los concursantes del programa de TVE ‘The Hit, la canción’. ¿Cómo recuerda la experiencia?

Fue buena. Me crucé con amigos, es una oportunidad que hay que agradecer. Desafortunadamente el programa no tuvo la repercusión que ellos esperaban y a mí no me gustó quién me tenía que valorar: Melendi o Pastora Soler. Pastora es imposible que coja una canción de Dr. Sapo y Melendi no es mi artista preferido. Ahí me chafé un poquito.

Álvaro Urquijo, de Los Secretos, criticó en el Buero Vallejo este tipo de formatos porque “los talents que ganan luego no tienen shows”.

Totalmente de acuerdo. La tele no es el mejor medio para que se cree un artista. Sí para darte a conocer y que te vea mucha gente pero luego no tienes un sitio donde ir a tocar y si lo tienes, no sé qué público vas a tener. Yo prefiero el mío.

¿Dónde croará Dr. Sapo este verano?

El 16 de agosto estaremos en Soria y en septiembre, en un festival de cortometrajes en Valdeluz. Nos gustaría mucho estar en el Festival Gigante. Este año no nos han hecho caso, pero algún año caerá.