Desafío a Bach

La violinista polaca Karolina Michalska abrió el sábado la temporada de música clásica 'Bell´Arte Europa' de Sigüenza, que traerá en 2017 cerca de una treintena de conciertos a la ciudad medieval.


La violinista polaca Karolina Michalska, catedrática de violín del Conservatorio Superior de Castilla y León, abrió el sábado la temporada de música clásica 'Bell´Arte Europa' de Sigüenza interpretando dos de las seis composiciones para violín solo que compuso Bach: la Sonata en Do mayor BVW 1005 y la Partita en Re menor BVW 1004, ambas publicadas en 1720. En esta ocasión, el evento se celebró en el patio del Centro Cultural El Torreón, debido a la magnífica acústica, esencial para un concierto con el violín como único instrumento.

Las Sonatas y Partitas de Bach son un reto para cualquier violinista. Nuestro instrumento tiene cuatro cuerdas, y él fue capaz de crear polifonía hasta de cuatro voces, mostrando una faceta del violín que después no ha sido tan aprovechada”, explicó la concertista.

La 'Chaconna' que culmina la Partita en Re menor es una de las partituras más famosas y más misteriosas del alemán. En palabras del compositor Johannes Brahms: “la 'Chacona' es una de las obras musicales más maravillosas e impenetrables. Escrita en un solo pentagrama y concebida para un pequeño instrumento, en ella este hombre da vida a un mundo entero de ideas de gran profundidad y de sentimientos muy poderosos. Pensando en cómo hubiera escrito y concebido yo mismo esta obra, sé con certeza que la desmedida excitación y el estremecimiento me hubieran vuelto loco”.

Sobre Bach, y la grandeza de su música, Michalska explicó que sus composiciones se pueden analizar desde un punto de vista intelectual, e incluso matemático. “Hay muchos misterios escondidos entre las notas que escribió, aunque lo importante es escuchar su música, que también es algo misterioso, por lo que transmite y por cómo va variando la percepción de las partituras en cada persona, a lo largo de su vida. Es un compositor para siempre, histórica y personalmente”.

Música llena de matices

La violinista añadió que, a la hora de interpretar estas obras, gran parte de su complejidad se debe a que la música está llena de matices, pero también, concebida como un todo. “Para seguirlas, hay que pensar en una estructura arquitectónica, con todos sus pormenores”, explicaba.

La violinista polaca calificó el concierto como “un desafío, para bien y para mal, que requiere una dosis extra de concentración, pero que da libertad. Como creo que nos pasa a todos los violinistas, sigo buscando mi versión favorita porque, en realidad, son piezas que sólo suenan bien en nuestra mente”, añadió. Algunas de las versiones preferidas de la intérprete son las antiguas grabaciones de Nathan Milstein o Henryk Szeryng, y “también otras de hoy día, pero es inevitable compararlas con lo que la música sugiere a nuestra imaginación. Lo único que puedo decir es que cuando las toco, las vivo, porque no hay otra manera de enfrentarse a tanta grandeza”.

En el Centro Cultural de El Torreón, Karolina Michalska fue largamente aplaudida por el público, tocando su violín francés, construido por el famoso lutier francés Sebastian-Auguste Deroux en 1897, y haciéndolo además con el arco barroco, tal y como la música fue concebida por su autor. Y fue así, con la música de Bach, como comenzó el ciclo anual de música clásica de Bell´Arte Europa, que cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Sigüenza, y que un año más traerá a la ciudad medieval cerca de una treintena de conciertos a lo largo de 2017. 

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza, Sonsoles Arcones, estuvo presente en el concierto inaugural de una temporada “que promete ser brillante, y sin duda, un atractivo más para la visita a nuestra ciudad”.

Artículos Relacionados