Ray Gelato, refrescante helado de swing

El saxofonista británico Ray Gelato, acompañado de los Enforcers, ofreció el cuarto concierto del ciclo de jazz ante un Moderno con todas las entradas vendidas. • En hora y media, ofreció un repertorio pegadizo, con temas swing, boogie y rock and roll, en un viaje a los años 40-50 que terminó con el público bailando fuera de sus butacas.


Cuando Ray Gelato coge su saxo tenor empieza la fiesta. Impecablemente vestido y acompañado de los magníficos Enforcers -el pianista Gunther Kurmayr, el contrabajista serbio Ivan Kovacevic afincado en Barcelona y el batería catalán Marti Elias Vinals- encandiló anoche en el Teatro Moderno al público guadalajareño, que volvió a agotar entradas en el cuarto concierto del ciclo de jazz. En hora y media descargó su propuesta de swing pegadizo que recuerda a los años 40 y 50 y que enriquece con cierto sonido rockabilly, boogie, jump blues, guiños a maestros como Duke Ellington, Frank Sinatra o Ray Charles y recuerdos a referentes del saxofón como John Coltrane y Sonny Rollins, a los que dedicó un pequeño tributo.

Ray Gelato es británico pero podría ser italiano, bailar el chachacha, invitarnos a un helado de limón y a un delicioso capuccino. Su show tiene un gran componente de humor -anoche, se 'lío' con el español y provocó las risas- pero sobre todo, de entretenimiento. Gelato, considerado 'el padrino del swing', es un showman que igual canta, pide palmas mientras se coloca el saxo y baila lanzando una sonrisa e invitando a contagiarse de una música que es imposible escuchar sentado en una butaca. 

Anoche sonaron 'That Old Black Magic', 'That´s amore' y la divertida 'Oh Marie', que invitó al público a cantar con él, interpretó canciones de amor, de primavera, temás frenéticos -acompañados del contrabajista Ivan Kovacevic, auténtico animal escénico- y otros más lentos y dulces en su voz de 'crooner'. El público disfrutó de lo lindo con un concierto donde no se bajó el ritmo en ningún momento y que los espectadores habrían alargado varias horas más, a juzgar por los aplausos. "No soy Justin Bieber, ya no soy joven", dijo un simpático Gelato, regresando para ofrecer un único bis, el famoso 'Tu vuò Fa´ L´Americano', que inmortalizara Renato Carosone y que el público bailó de pie. El Moderno era una fiesta mientras la lluvia caía afuera y Ray Gelato estaba repartiendo los helados.

 

 


Artículos Relacionados