Canciones para la noche

El Pósito acogió el segundo concierto del festival Musigüenza de la ciudad de El Doncel, una actuación de cámara de voz y piano de Laurence Verna y Margarita López Rojas con temas que tenían la noche en común.


El Auditorio de El Pósito acogió este fin de semana el segundo concierto del XI Festival de Música de Cámara, 'Musigüenza', que se convoca anualmente en la ciudad del Doncel con el patrocinio del Ayuntamiento, y que además prologó la II Semana de la Música que vive la ciudad, con motivo de la festividad de Santa Cecilia, según ha informado el Ayuntamiento seguntino en nota de prensa.

El recital se basó fundamentalmente en 'lieds', o canciones para voz y piano, de diferentes compositores, principalmente del periodo romántico, que vieron la luz entre los siglos XVIII y XX. Todas ellas tenían como argumento común la noche, de ahí el título del concierto, 'Sonidos de la noche', que las unió en el mismo hilo argumental. Lo interpretaron la pianista francesa, de Tours, Laurence Verna, y al canto, como mezzosoprano, Margarita López Rojas, dos excelentes amigas que debutaron anoche como dúo musical.

Ambas habían elegido el repertorio, y decidido además tejerlo con un bello texto, obra de Margarita, que declamó Antonio López Rojas. Además, también, y de forma previa a la interpretación de cada tema, José Berenguer traducía la letra correspondiente al castellano.

En la concepción del concierto,  es importante que el público sepa lo que estoy diciendo en cada momento”, explicaba anoche la mezzo. Entre los 'lieds' y canciones interpretados hubo composiciones de Johannes Brahms o Franz Schubert (XVIII) que alternaron con otras de autores como Richard Strauss (XX). Además de la noche como argumento, todas tenían en común ser composiciones escritas originalmente para voz y piano, una formación que cuenta con un amplísimo repertorio.

El concierto quedó dividido en dos bloques para permitir el descanso de cantante y pianista, “y del público”, apuntó con humor la pianista. “Margarita ha estado durante años buscando la tesitura de su voz, algo que parece fácil, pero que en realidad no lo es tanto. Muchos cantantes descubren que se han equivocado durante años. Marga es un ejemplo de ello. Ahora, cantando como Mezzosoprano, nos descubre una voz cálida, muy limpia y con una gran musicalidad”, explicaba la francesa. “Laurence es una pianista expertísima, que no me merezco, con una sensibilidad extraordinaria”, definía por su parte Margarita.

Habitualmente en este dúo clásico, es el pianista quien sigue al cantante “que es el que más se equivoca”, seguía la mezzo. “Piano y voz funcionan un poco como una pareja. Hay que entenderse bien, compartir criterios musicales e ideas para que la actuación llegue al público, porque de otra manera, es mejor dejarlo. En nuestro caso,  el dúo funciona. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, y este concierto culmina un trabajo del que nos sentimos muy orgullosas”, añadía Laurence.

En cuanto al festival Musigüenza, y en general al aspecto cultural y musical de la vida seguntina, ambas opinaron que la ciudad está haciendo un buen trabajo desde hace años. “Me parece un lujo el impulso que se le está dando a la música en general en la ciudad, que además le está dando mucha vida a Sigüenza”, terminaba la cantante. Entre el numeroso público asistente estuvieron el alcalde de la ciudad, José Manuel Latre, y la concejala de Cultura, Sonsoles Arcones.