Speak Jazzy: destellos de luz

El ciclo de jazz en el Moderno arrancó anoche con lleno en el patio de butacas y la maravillosa voz de Sheila Blanco al frente de Speak Jazzy, que alternó temas de su último disco 'A song for you' con standards de jazz, homenaje a Dylan incluido.


Cuando nada falla, todo deslumbra. Y anoche, en el arranque del ciclo de jazz en el Moderno, no se fue la luz en ningún momento. Speak Jazzy, banda continuadora del proyecto Larry Martin Band -fundada por el baterista Larry Martin, fallecido hace tres años- abría boca con un concierto que terminó con medio teatro puesto en pie y una lluvia de bravos generalizada de los espectadores. Lo que pasó antes, durante hora y cuarto, fue un paseo delicioso por el jazz más clásico, con un repertorio bien medido, bañado en blues, standards, guiños soul, confesiones de sueños hechos realidad y recuerdos, incluido uno a Larry Martin y un homenaje a Dylan, recién premiado con el Nobel de Literatura.  

Sheila Blanco, vocalista de la banda desde 2011, brilló en el escenario por su simpatía y su maravillosa armonía vocal. Blanco estuvo delicada, poderosa, sensual, melancólica y blusera, demostrando su dominio técnico de la voz.

Speak Jazzy arrancó su concierto con el primer tema que abre su último disco, 'I´ll be your baby tonight', una versión jazzística y aterciopelada de la canción compuesta por Bob Dylan para su álbum 'John Wesley Harding' (1967) y prosiguieron con 'Smile again', un tema fresco y bailable, escrito por el contrabajista Richie Ferrer (acompañante, entre otros, del saxofonista Pedro Iturralde), miembro original de la formación.

La voz llena de matices de Sheila Blanco entonó entonces la balada 'The silent man', en homenaje a Larry Martin y aceleró el ritmo para cantar la bonita 'Somewhere There's Music' y después, emocionar al público con 'The Name', la balada del disco, una nana jazz que invitó a perderse en los solos del contrabajo de Ferrer, el piano de Federico Leiner y el maestro y compositor Enrique García, a la guitarra. 

La divertida 'You hit the spot' dio paso a la confesión: "a veces los sueños se cumplen", afirmó Sheila Blanco, para presentar 'If you could see me now', que descubrió en un disco de Sheila Jordan, otra maestra del dominio vocal. Entonces Blanco era sólo un adolescente que soñaba con cantar ese tema, alguna vez, rodeada de una banda de jazz, como anoche.

Con Marvin Gaye, con bossa-novas que cambian la forma de ver las cosas y la declaración de amor que escribió el compositor Leon Russell en una potente versión de 'A song for you' -con un impresionante solo al piano de Leiner y la voz desgarrada de Blanco- se despidieron. "Habéis sido un público maravilloso", se sinceró la cantante.

Los aplausos obligaron a salir a la formación, que devolvió el cariño recibido con el standard blues 'Allright, ok, you win', que permitió jugar con el público en el estribillo. 

Y así acabó este paseo entre algodones, este vertiginoso viaje en noria. Un fantástico concierto.

 

 

Artículos Relacionados