Mojinos revienta el Ferial con su rock directo y primario

La banda de El Sevilla reunió a más de 5.000 espectadores en el concierto gratuito de Cabanillas. • Los divertidos rockeros repasaron durante más de doos horas un repertorio de dos décadas que están celebrando con 'Selfi, bragas y roncanró'.


Más de 5.000 personas se dieron cita en la noche del viernes en el recinto ferial de Cabanillas del Campo para seguir las evoluciones del concierto de “Mojinos Escozíos”. La apuesta por dos conciertos gratuitos en este ciclo festivo no pudo tener mejor estreno, y la explanada habilitada se llenó para seguir las evoluciones de la banda de El Sevilla, que llegaba a Guadalajara dentro de su gira de 20º aniversario: “Selfi, bragas y rocanró”.

Tras un preámbulo con una breve actuación del artista alcarreño Chema Sales, que hizo un rápido recorrido por grandes éxitos de los 90, la banda andaluza salió a escena a las 12 y media de la noche, y pronto se vio que gozaba del favor de un público muy entregado a sus éxitos de estas dos décadas. Fue una noche de rock gamberro, muy primario, lleno de golpes de humor, y con mensajes entre lo escandaloso y lo provocador, que hizo las delicias del público llegado a la localidad: Más de 9.000 personas en esta noche de  viernes, según cálculos de Protección Civil.

El público se mostró muy entregado, y a la banda del Sevilla se la vio muy a gusto en una actuación que combinó la presencia de incondicionales con la de curiosos, y también la de familias que hacían un alto en el camino para disfrutar del concierto mientras paseaban por un recinto ferial que estuvo lleno hasta los topes.

Los Mojinos extendieron su actuación durante casi dos horas, hasta las 2:15 de la mañana, momento en el que, sin solución de continuidad, el público del Ferial se quedó disfrutando de la verbena protagonizada por la Orquesta Twister, que se prolongó hasta el amanecer.

Mil raciones en la Cena de Peñas

Antes del concierto, la Plaza del Pueblo albergó la celebración de la segunda edición de la “Cena de Peñas”. Más de mil peñistas se dieron cita en esta comida popular, consistente en huevos fritos con patatas y lomo. Durante dos horas -la espera se hizo demasiado larga para algunos de los comensales- se estuvieron repartiendo las raciones en los bancos del Ayuntamiento habilitados al efecto, al tiempo que un humorista y cantante, Tony Melero, amenizaba la velada desde el escenario ubicado en las puertas del Ayuntamiento. 

Noche del jueves

La música, en este caso un tributo a Mecano, ya estuvo presente en las fiestas cabanilleras en la noche anterior, el jueves, de manera paralela a un clásico de su calendario festivo, la celebración del Día de la Tortilla, que congregóa muchísimo público en el Recinto Ferial. Así, se repartieron alrededor de 1.700 raciones de tortilla de patata, lo que supone un incremento de casi el doble respecto a las del año anterior.

En cuanto a la actuación, hay que reseñar que los jienenses Melissae ofrecieron un recital de hora y media con estupendas versiones de "Mecano". Temas como "No hay marcha en Nueva York", "Mujer contra mujer", "En tu fiesta me colé" o "Hijo de la luna" fueron interpretados sobre el escenario del Ferial, en una actuación muy coreada y aplaudida por el público, que se sorprendió gratamente, tanto del cuidado sonido del espectáculo, como sobre todo de la voz de la intérprete principal, Rosa Ruiz. Todo ello, con una preciosa luna llena como testigo de excepción para una noche excepcional, también, en lo climatológico.

Tras la actuación de “Melissae”, a eso de las 12 de la noche, subía al escenario el grupo local “El cuervo de alas rojas”. Esta formación fue la encargada de cerrar la velada musical en el Ferial, con un potentísimo directo de puro rock clásico, sin concesiones. Muchas versiones de temas míticos, y alguna pieza propia, en un estilo franco y muy reconocible. 

Hay que reseñar que esta actuación de “El Cuervo” fue además un concierto solidario, organizado por la peña “Kadys 69”. Así, durante las horas previas a la actuación se vendieron entre el público tanto pulseras de colaboración como papeletas para una rifa de regalos, cuyos beneficios se destinarán íntegramente a la Fundación Aladina, una organización que ayuda a niños con cáncer.