Lara Monroe: Soul de mujer

Los jardines del Infantado se llenaron el sábado en el concierto de la banda sevillana Lara Monroe & South Soul. • Su actuación, de hora y cuarto, transitó por temas soul, jazz y rock de mujeres como Etta James, Amy Winehouse y Luz Casal, aunque se tomó algunas licencias como la personal versión de 'The way to make me feel', de Michael Jackson. 


Echamos de menos anoche a Elisabeth Taylor y Paul Newman en el jardin, en una de las escenas del conocido texto del dramaturgo sureño Tennessee Williams 'La gata sobre el tejado de zinc caliente'. Sonó 'Summertime' en la voz de la sevillana Lara Monroe, sofisticada y enérgica y fue irresistible no viajar hasta la gran plantación de Mississippi del viejo Orson Welles. Anoche, en los jardines del Infantado, la banda South Soul se encargó de la fiesta, con el segundo concierto del ciclo 'Música Internacional. Del Infantado al mundo', que llenó el auditorio. Durante hora y cuarto regalaron la banda sonora perfecta para una noche de verano envuelta en los sonidos del contrabajo, los magníficos solos de saxos y los irregulares punteos de guitarra.

Del jazz al soul con dosis de bossa e intermedios rock, hicieron disfrutar a los espectadores con temas como 'Ain´t no sunshine', de Bill Withers, el fantástico 'Hit the road Jack!', de Ray Charles o la muy aplaudida 'Rehab', de la malograda Amy Winehouse. De la cantante británica interpretaron varios temas, incluidos en su álbum negro, 'Back to black' y la pegadiza 'Valerie', en una interpretación más ralentizada que la original. 

Después, se atrevieron con una versión muy personal del tema de Michael Jackson 'The way to make me feel' que enlazaron con el intenso 'Un año de amor', de Luz Casal, que Lara cantó de forma emotiva. Se sentían a gusto en Guadalajara -con calor, eso sí- y así lo hicieron saber en varias ocasiones del concierto, entre ellas, con 'Feeling good' y con la rockera 'One way or another', de Blondie, con la que la solista invitó al público a levantarse y bailar. Ella se descalzó y hubo quien se levantó del césped y siguió sus pasos. 

La recta final fue directa al corazón, una oda al amor, a ese que dura años, horas, segundos o un suspiro. Disparó con el clásico jazz 'Fly me to the moon' y siguió con una interpretación descarnada de Etta James, con el tema rockero 'Loca', de Luz Casal, una auténtica descarga de adrenalina que finalizó con el 'freedom' de Aretha Franklin y terminó con la fantástica 'These boots are made for walking' de la cándida Nancy Sinatra. Asi finiquitó un repertorio que se hizo muy corto para los espectadores.

La gente quería más y cuando parecía que la música no sonaría ya, la banda volvió a salir. Una más, para los luchadores, “porque la vida es una lucha”, dijo Lara, dedicando entonces su último tema a alguien que ha perdido recientemente. Miradas al cielo para cantar 'Lucía', de Serrat. Así terminó todo. Con lágrimas en los ojos y un selfie, se despidieron Lara Monroe y South Soul, dejando ganas de más soul y rock. Una pena que no se alargara más esta noche de verano, la verdad.