Mike & The Tornadoes, el poder del blues

El Teatro Moderno acogió este jueves el primero de los conciertos del ciclo 'Música en Primavera' con la actuación de la banda neoyorquina Little Mike & The Tornadoes, hora y media de blues contagioso y alegre. • Previo al concierto, se inauguró la exposición 'Instantáneas de música en vivo', donde el alcarreño Luis Toquero repasa en fotografías algunos de los últimos conciertos que han pasado por Guadalajara.


Little Mike, Mike Markowitz, lo tiene todo bajo control. Su armónica parece la batuta que mece la música en el escenario. Venía dispuesto anoche a regalar un buen momento al público de Guadalajara y así se lo hizo saber prácticamente desde el principio. Abrió con su blues clásico el cartel del ciclo 'Música en Primavera' ante un Moderno medio lleno que aplaudió hora y media de buen oficio. Blues hubo -enérgico, potente, osado- pero no sólo. También rock y rythm & blues. Lo sirvió desde el escenario, sentado en el filo de las tablas y hasta en el patio de butacas, donde se mezcló y llegó a 'susurrar' a algunos espectadores con su armónica.

Le acompañaban el batería Peter Kunts, el bajista Javier Rojas -que se estrenaba anoche con la banda- y Troy Nahumko, a la guitarra eléctrica. No escondió Little Mike que lo suyo con Nahumko es puro feeling. El maestro de ceremonias, no hay duda, es Mike, pero Nahumko es su alma gemela. Él abrió el concierto junto a Kunts y Rojas con un instrumental que anunciaba que el tren blusero que llegaba a la estación, lo hacía para regalar una aventura sonora 'made in' Chicago no ecléctica pero sí intensa, con dosis de deliciosa improvisación, escasas baladas y rica en medios tiempos.

Mike siente el blues y no sólo en su boca. Con la mano, templa el ritmo y dirige a la banda; con la pierna, mide la energía. Inseparable de su micrófono bala, Little Mike intercaló sus incursiones musicales con su papel de contador de canciones. Porque eso es también el pequeño gran Mike, un narrador de historias donde no faltan los días duros, los problemas, las borracheras, las dudas, los porqués o las confesiones de amor, baby.

Regalaron un bis, aunque sin marcharse del escenario. Y sin que los aplausos hubieran cesado, Nahumko -en un español aceptable- anunciaba que vendían su música, sus últimos tres discos publicados. Mike, como uno más, se sentó junto a la escalera que conduce al escenario y una cola de espectadores se empezó a acercar al bluesman. Un músico cercano, sincero y poderoso que lleva el blues en las venas y no engaña.

El Moderno estrena exposición

El maridaje anoche se completó con fotografía. Por primera vez desde su reapertura, el Moderno acoge la inauguración de una exposición. 'Instantáneas de música en vivo', que firma el guadalajareño Luis Toquero, es un viaje en blanco y negro y color que repasa los últimos conciertos en Guadalajara de algunas bandas nacionales e internacionales, a los que Toquero asistió como espectador entre 2011 y 2016. Algunas instantáneas llevan fugazmente a Madrid, a la sala Green Irish de Alcalá o al Ateneo Arriaca de Marchamalo. El paseo lo abre una foto de The Fleshtones, una de las preferidas de Toquero, y lo cierra la cantautora Virginia Maestro, en el Tyce.

La galería incluye también retratos de Autumn Defense, los rockeros Burning o los psicodélicos The Cheap Wine. También hay instantáneas del cantautor Jacobo Serra y del gallego Xoel López, de Crystal Fighters en la Semana de la Música de 2014, de Mucho, Malas Pulgas, Carlos Segarra -en blanco y negro, donde resalta únicamente su tatuaje, en color-, Zahara presentando su gira 'Santa, o Vetusta Morla, "cuando aún no eran tan conocidos", afirma Toquero. La banda de Tres Cantos posa divertida en un receso de la Escuela de Verano 'Acción Educativa-Ciudad Escolar' en 2011 y Pucho, su vocalista, aparece después, en un primer plano, durante un concierto.

Son imágenes que captan gestos -espléndido el jovencísimo guitarrista noruego Krissy Mathews, que pasó por el Tyce el pasado invierno-, y momentos -unos Sidonie sonrientes pero cansados tras su concierto; Bebe, contenta junto a su guitarrista Pablo Novoa-, el grupo guadalajareño Complejo de Electra o el violinista Ara Malikian, que reinauguró el Moderno junto a Fernando Egozcue.

Fotos: E.C.

La exposición, que hasta el 31 de mayo estará en el Moderno y luego, viajará al Buero Vallejo hasta el 5 de junio, supone no sólo un repaso por algunos de los momentos que dejaron estos artistas sobre los escenarios alcarreños sino también reivindicar la música en directo y recordar parte de la nómina de artistas que han pasado por esta ciudad en los últimos años, algo que "parece que se olvida".

Este sábado, el ciclo 'Música en primavera' continúa con el concierto de la banda neoyorkina de ska The Toasters en el Espacio Tyce y en el Buero Vallejo con el Festival Clan, para los más pequeños.