Jóvenes, pero sobradamente preparados

La Fundación Siglo Futuro inauguró el ciclo 'Jóvenes Músicos' en el Centro Cultural Ibercaja, llenando el salón de actos. El cuarteto Matisse interpretó el Cuarteto de Piano nº 1 de Mozart y el opus 23 de Dvorak. 


Con un ligero cambio en el programa, el Cuarteto Matisse, compuesto por la violonchelista Ana Rodríguez, la violista Ana Oliva, la violonchelista Andrea Bernal y la pianista Sara Rubio, inauguró el ciclo anual 'Jóvenes Músicos', en el Centro Cultural Ibercaja, con el que la Fundación Siglo Futuro pretende dar espacio a músicos jóvenes que ya han terminado la Carrera Superior de Música en el Conservatorio 'Sebastián Durón' de Guadalajara o continúan ampliando estudios en otros centros superiores.

El público pudo deleitarse con la interpretación del cuarteto de piano nº 1 de Mozart, que el compositor austriaco compuso a la edad de 28 años. Se trata, por tanto, como explicó la violista Ana Oliva, de "una de sus obras maduras", y la que está considerada la primera pieza importante compuesta para este tipo de cuarteto en el repertorio de la música de cámara.

Lo curioso de esta pieza es que Mozart la escribió por encargo, concretamente en 1785 de manos del editor Franz Anton Hoffmeister. Ante la dificultad interpretativa que tenía la pieza a ojos de Hoffmeister, desistió de pedirle que continuara la serie, pero Mozart hizo oídos sordos y terminó escribiendo un segundo cuarteto.

En la segunda parte del concierto, no sonó Turina como estaba anunciado sino otro cuarteto de piano, esta vez del compositor checo Anton Dvorak, famoso por su Sinfonía del Nuevo Mundo, que la pianista recordó levemente al auditorio. "El mayor reprentante del nacionalismo checo", apuntó Oliva, compuso este opus 23 a a edad de 23 años, cuando "aún no era tan reconocido". Viajero empedernido, Dvorak dejó que su música recibiera influencias del folclore y los sonidos de los lugares donde recalaba. Así se muestra en este opus, donde se aprecia "la influencia del folclore eslavo y checo, sobre todo en el tercer movimiento". 

Ante la cascada de aplausos, el joven cuarteto regaló un pequeño bis al auditorio, que llenó el salón de actos en la puesta de largo de esta iniciativa cultural.

Artículos Relacionados