El III Certamen de Música Cofrade 'engancha' en Sigüenza

Unos 400 espectadores asistieron al III Certamen de Música Cofrade, organizado por la Cofradía de la Vera Cruz de Sigüenza, cuya banda se estrenaba en el pasacalles y concierto. • Durante el acto, el pintor Emilio Fernández-Galiano donó un cuadro de los Armaos a la cofradía: "me fascinan y me inspiran", dijo. 


Con un pasacalles, desafiando al frío y a algunos copos, Sigüenza arropó este domingo el III Certamen de Música Cofrade, que organiza la Cofradía de la Vera Cruz y del Santo Sepulcro, cuya banda desfilaba y actuaba por primera vez en este acto. Su música pero también la de la Banda de Gaitas 'Estaferia', perteneciente al Centro Asturiano de Tres Cantos, y la de la Asociación Musical del Cristo de Medinaceli (Alcalá de Henares) abrieron el pasacalles desde la calle Valencia para después subir hasta las Eras del Castillo y descender hasta la Plaza por la Travesaña Alta, continuando por la calle Mayor hasta llegar al pie del Ayuntamiento, donde fueron recibidos por el alcalde de la ciudad, José Manuel Latre.

El alcalde estuvo acompañado por el concejal de Turismo, Oscar Hernando y el presidente de la Cofradía, Felipe Carrasco, que explicó que la intención es que "los pasacalles vayan cambiando su recorrido de manera que la música, poco a poco, llegue a toda la ciudad” y añadió que "en sucesivas ediciones, pretendemos impulsar nuestra propia Banda de Cornetas y Tambores, al tiempo que con la presencia de los otros grupos queremos mostrar en la ciudad los distintos tipos de música cofrade que existen, preludiando así la Semana Santa”. 

En el certamen las tres agrupaciones participantes además de la Banda de Música de Sigüenza, interpretaron entre tres y cinco temas cada una, ante cerca de cuatrocientos espectadores. La primera en actuar fue la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía seguntina, integrada actualmente por diecisiete músicos noveles, que ensayan desde septiembre, bajo la batuta de Gonzalo Vellaz.

Música a la luz de los móviles

Pese a la bisoñez de la formación, Vellaz, que cuenta con el apoyo de veteranos como el trompetista José María de la Torre, ha logrado progresos evidentes: “trabajamos con ilusión y la evolución sólo puede ser positiva”, valoró el director. Abrieron con 'La marcha real', a la que siguió 'El pescador de hombres' y 'Resucitó'. En la interpretación de este último tema se produjo la anécdota del certamen, puesto que se fue la luz mientras sonaba la música. Rápidamente, los seguntinos encendieron decenas de móviles para que los intérpretes pudieran seguir leyendo sus partituras, de manera que no pararon de tocar, sin que además se registrara una sola nota discordante. Se llevaron la ovación de la tarde.

La Banda de Música de Sigüenza, por su parte, contó en su interpretación en el certamen con 25 músicos en el escenario de la Iglesia de Santa María. Mostraron lo mucho que han evolucionado desde su primera aparición pública, en las navidades de 2012. Dirigidos por Elisa Gómez, tocaron tres marchas procesionales: 'Hermanos costaleros', 'Mater mea',  y 'La saeta', que suelen interpretar en el atrio de la Catedral el Domingo de Ramos”, contaba ayer la directora. La de 2016 va a ser la tercera Semana Santa en la que actúa la Banda. 

La Banda de Gaitas 'Estaferia' del Centro Asturiano de Tres Cantos trajo sus sones célticos hasta Sigüenza. Veinte músicos, entre gaitas, percusión panderetas y otros instrumentos de la música tradicional asturiana tocaron piezas como 'La marcha procesional del Carmen', con la que los fieles de Cangas de Narcea sacan a la Virgen en procesión. Por último, la Agrupación Musical Jesús de Medinaceli mostró en el templo toda la potencia de una banda pura de cornetas y tambores, compuesta por 55 músicos. Sólo interpretan repertorio procesional y pasacalles. En la actuación de ayer interpretaron 'Judería Sevillana', 'Por amor cautivo', 'San Juan de Alcalá', 'Gitano de Sevilla' y 'Columna y azotes'. Su director, al igual que el de la banda seguntina, es Gonzalo Vellaz.

Distinciones y una donación 'intuitiva'

A lo largo del certamen, los representantes de cada agrupación, recibieron distinciones por parte de la Cofradía, de las que les hizo entrega su presidente, Felipe Carrasco. Por su parte, el pintor Emilio Fernández-Galiano donó un cuadro a la Cofradía de Vera Cruz de Sigüenza.  

La imagen recoge un momento lleno de fuerza y color, al que el pintor ha transmitido la fuerte carga sentimental que le une a la Semana Santa seguntina y a sus protagonistas, los 'armaos', costaleros de la ciudad del Doncel. “Me impresionan", admitió el artista. "Su indumentaria particular, tan especial y vistosa, unida a la estoicidad con la que soportan, impertérritos, el peso enorme de los pasos, me fascinan, me inspiran”.

Emilio siente profundamente las tradiciones seguntinas. Y eso es algo que se percibe desde el primer vistazo al óleo. Admirándolo, se hace evidente la hondura de su amor por Sigüenza, que sólo él tiene esa capacidad para plasmar en imágenes de una forma tan demoledora. El de Emilio es un detalle inolvidable para la Cofradía. Desde mañana, la obra quedará expuesta en la Ermita de la Vera Cruz en lugar preferente”, afirmó el presidente Felipe Carrasco.

El propio pintor, que se llevó una ovación por parte de los espectadores admitió que “Sigüenza me estimula artísticamente de una manera muy especial. Todo lo que creo alrededor de mi ciudad, porque así la considero por ascendencia y recuerdos familiares, tiene un halo mágico” y que "de alguna manera, quería devolver a sus protagonistas el cariño infinito que siente por los 'Armaos'”.

El óleo refleja la tarde lluviosa de un Viernes Santo, en la que el suelo acuoso del atrio catedralicio refleja las diferentes tonalidades de la indumentaria de los costaleros seguntinos y de los pasos. “La faja roja que envuelve a la armadura es mágica. Su color intenso rompe como un rayo para darle un contraste estéticamente insuperable al ocre y al gris de piedras y cielo”, detalló el pintor.  

El cuadro deja ver una clara evolución del estilo de Fernández-Galiano, que aflora en este pequeño paréntesis público, pero que corresponde a lo que está haciendo actualmente y a lo que expondrá en Nueva York próximamente de la mano del Instituto Cervantes. El pintor lo llama 'intuitivismo', una forma de sentir la pintura con la que plasma lo que percibe de una manera fugaz, pero muy intensa.

 

 

Artículos Relacionados