El ‘bluegrass alcarreño’ tira de arte y orgullo

Los Hermanos Cubero estrenan en marzo nuevo disco, ‘Arte y orgullo’, una vuelta de tuerca a su fusión de folk castellano y bluegrass. • Siguen de dulce, acaban de protagonizar una película y están a la espera de fecha para actuar por fin en Guadalajara.


Uno de los últimos fenómenos de la música alcarreña sigue creciendo a kilómetros de La Alcarria. Los protagonistas son los barceloneses de origen guadalajareño Hermanos Cubero, Enrique y Roberto, que ya se han hecho un hueco en el panorama nacional con una propuesta muy singular de música tradicional castellana. Ahora acaban de estrenar una película, ‘Muerte en La Alcarria’; están a punto de lanzar un nuevo disco largo, ‘Arte y orgullo’, y esperan reencontrarse por fin con el público alcarreño, lo que, a pesar de su momento dulce, parece una misión imposible.

Aunque hay algunos planes en marcha, a falta de la llamada de los programadores de los teatros y casas de la cultura, los Cubero andan estos días entretenidos con estrenos a pares. En la película ‘Muerte en la Alcarria’, rodada por Fernando Pomares en blanco y negro, se les puede ver protagonizando una suerte de falso documental al que, por supuesto, ponen banda sonora. La cinta se ha podido ver ya en algunos festivales y en marzo llega a Madrid. 

Mientras tanto, han iniciado también la cuenta atrás para el lanzamiento de su nuevo CD largo, titulado con toda intención ‘Arte y orgullo’, y en el que pretenden explorar nuevos caminos fieles a su sonido característico, que funde el ‘bluegrass’ norteamericano con la música folk castellana. El cóctel, ya lo pronosticaba uno de sus temas más celebrados con toda la carga de ironía, ha acabado gustando hasta a los modernos de Madrid. La fórmula regresa ahora no sólo con la novedad de unos temas recién grabados, sino de una vuelta de tuerca al sonido marca de la casa.

El oficio de la clase trabajadora

Arte y orgullo’ sale a la calle el 19 de marzo en formato CD (en vinilo habrá que esperar un par de semanas), consta de trece temas y es ya el cuarto título del dúo, después de sus largos ‘Cordaineros de la Alcarria’ (2010) y ‘Flor de canciones’ (2013) y del EP ‘A burrasca perdida’ (2015), con los que no sólo han obtenido el reconocimiento de los círculos de música tradicional sino que han penetrado en el panorama ‘indie’.

Los Cubero reconocen que en este nuevo trabajo han avanzado en la exploración de nuevos caminos. Se mantiene el singular abrazo entre las figuras de Agapito Marazuela y Bill Monroe, pero hay novedades en las letras y en el estilo. “Es nuestro trabajo más serio”, asegura Enrique Ruiz Cubero –guitarra y voz–, que considera que hay temas menos ligeros, con un tono general diferente a la alegría dominante en ‘Cordaineros’ y a la melancolía de ‘Flor de canciones’.

Hay un trabajo de conceptualización que se expresa también en las letras. “En este disco nos mojamos un poco más”, asegura Enrique. “Es un disco más comprometido desde el punto de vista social, de la gente de la calle, pero sin entrar en dogmatismos”. El arte y el orgullo al que alude el título de la canción que presta nombre al disco son “el arte y el orgullo de una forma de hacer las cosas, se trata del oficio de la clase trabajadora”.

Maldita urraca’ es el tema que han elegido como adelanto y que condensa bien, a juicio de Enrique, el espíritu del nuevo disco. “Ahí ya se ve, por ejemplo, que usamos métrica de seguidilla con un tempo más lento, no para bailar”. Se exploran nuevos territorios, pero dentro de la habitual conexión Kentucky-La Alcarria.

 ‘Arte y orgullo’ ha sido grabado en tres sesiones, las dos primeras en San Feliú de Llobregat y la última en Valdetorres de Jarama, con un solo micro y tocando en directo, lo que ha permitido captar el sonido natural y nítido de las voces, la guitarra y la mandolina, sin ninguna instrumentación adicional, como también resulta habitual en ellos. Contiene tres versiones de canciones tradicionales y el resto son composiciones firmadas a dos manos o por separado por ambos hermanos. Seis temas forman la cara A y otros siete la cara B. El que cierra, por cierto, se titula ‘Tejera Negra’.

Una ‘road movie’ en La Alcarria

Más sorprendente ha sido la aparición de los hermanos Roberto y Quique como protagonistas de una película, ‘Muerte en la Alcarria’, que rodaron en blanco y negro como únicos actores en las navidades de 2011 en Guadalajara, bajo la dirección de Fernando Pomares.

Fue el cineasta quien contactó con los Cubero, que por entonces acababan de publicar ‘Cordaineros de la Alcarria’. Lo que en principio se planteaba como un documental inspirado en las canciones del dúo acabó resultando una historia de ficción, aunque con aires de falso documental, un trabajo muy conceptual, con una atmósfera que recrea los paisajes de la Alcarria idealizados, acompañados siempre de la música de estos cordaineros.

 “Hay en la película una Alcarria un poco idílica de quienes la vemos desde la distancia, casi un mundo imaginario”, como escenario de “un viaje que empieza y acaba en el mismo punto”, una suerte de ‘road movie’ sin coche a través de paisajes donde la estepa alcarreña se extiende como una llanura del lejano Oeste.

Pero Enrique insiste: es “un proyecto personal” del director, al que ellos ponen rostro y música. Existen, obviamente, muchas conexiones con su música, ya que la Alcarria que muestra Pomares es en buena medida la que sugieren las composiciones de los Cubero. “Cuando toco ciertas canciones y cierro los ojos lo que veo es una Alcarria abierta y de campo, no tanto de pueblos o de la ciudad de Guadalajara, y son sobre todo recuerdos de infancia”, explica. Nada que ver, ni en su caso y ni en el de Pomares, con el Viaje de Cela, tan de moda este año del Centenario del Nobel. “La nuestra es una mirada con más cariño”.

El largometraje (82 minutos) resultante, con apenas un presupuesto de 4.000 euros, ya ha sido exhibido en festivales de Suiza y Barcelona, como In-Edit. Durante dos años estará girando en algunas otras muestras de todo el país, aunque de momento no hay fecha en Guadalajara. De momento, al público alcarreño le queda a mano la proyección en la Sala Bellas Artes del Círculo de Bellas Artes de Madrid, prevista para el miércoles 9 de marzo a las 19:30 horas, en un pase conducido por el reconocido crítico musical Víctor Lenore.

A la espera del público alcarreño

A pesar de todas estas novedades, de sus apariciones en diarios nacionales como El País -en octubre y en enero-, de su paso en los últimos años por escenarios como el Sonorama, la Sala El Sol o los televisivos Conciertos de Radio 3 y del reconocimiento que están logrando en diferentes ambientes musicales de todo el país, el reencuentro con el público alcarreño parece condenado a toda suerte de inexplicables obstáculos. Los programadores no les llaman, aseguran. Siguen sin participar en el Solsticio Folk de primavera en Guadalajara, que entronca directamente con su género, aunque tampoco han tenido hueco en carteles de otros festivales que dan cancha a grupos locales, como el Gigante arriacense o el Azuqueca Live Festival, ni en los programas de fiestas de ambas ciudades.

Lo bueno de que no nos llamen es que cada vez hay más ganas de vernos”, bromea Enrique. “Estamos deseando y sólo es cuestión de esperar a que llegue el momento”.

Las dos últimas actuaciones de Los Hermanos Cubero en Guadalajara han sido en dos foros un tanto atípicos: el ciclo reivindicativo ‘En la puñetera calle’ de la Asociación Amigos del Moderno, a las puertas del teatro para exigir su reapertura, y en el acto central de la campaña electoral de Ahora Guadalajara.

Pese a ello, Enrique y Roberto anuncian que están en gestiones con asociaciones locales para cerrar alguna parada en Guadalajara para al menos presentar el disco o la película, pero todavía no hay fechas. Sí las va a haber, y muy pronto, en Madrid y en Alcalá.