Las mil caras de Complejo de Electra

La banda alcarreña agotó entradas en el Moderno, que acogió el domingo la presentación de su nuevo e.p. 'Sr. Peel'. • Con un directo contundente y poderoso, alternaron las canciones de su álbum debut con nuevos temas y alguna versión. • Agradecidos y emocionados por la acogida, el público les acompañó de pie en la recta final del concierto.


"Es un lujazo estar aquí, con las entradas agotadas". Con la guitarra, solo, como en un pequeño acto íntimo y tras el himno de la Piaf 'Non, je ne regrette rien', Dani Irraberri prologó acústico -a lo Glen Hansard- el arranque de la fiesta que Complejo de Electra se marcó anoche en el Moderno, donde presentaban nuevo disco, el ep 'Sr. Peel'. Lo hacían entre amigos, ante la familia y ante sus fans, como chicos con zapatos nuevos, mostrando sus canciones, de forma cuidada, con espléndido sonido y con la contención justa, difícil en momentos así, cuando la alegría desborda y se trasluce en las caras, en las sonrisas, en la necesidad de ver al público, de ver toda la sala llena alzando las manos en señal de abrazo. Fue una noche feliz.

Arrancaron eléctricos con todo el repertorio de 'Antidisney', empezando con la vampiresa que protagoniza 'Cazatalentos' y terminaron con 'Cara B', como si fuera una declaración de intenciones. Porque anoche Complejo de Electra mostró eso, su cara A y su cara B, demostraron que no son sólo una banda de pop y rock potente sino también un grupo de influencias y composiciones muy eclécticas, regalando una primera parte eléctrica y una segunda, acústica, aunque volvieran finalmente a su ser.

Esta vez jugaban en casa y quisieron dar un plus, revistiendo acertadamente las canciones con arreglos de teclado y con la invitación, al escenario, de su amigo Ramón Romero, al chelo, que les acompañó en 'Nada más' y en la recta final. Y entre medias, sorpresas como esa versión pop y pegadiza que se marcaron de 'Pon tu mente al sol', de la banda zaragozana El Niño Gusano, que terminó con el fantástico aderezo de trompeta y muchos aplausos del público -entre él, bastantes niños-.

El paréntesis sirvió para enlazar con 'Ícaro' y 'Ahora' -dedicada al "ministro del Interior en funciones por el ridículo que ha hecho con los titiriteros", dijo Dani-, a la que siguió un mini show acústico donde enlazaron 'Nada más', 'Tus puntos' y 'Cara C' (una revisión de su tema 'Cara B', con tintes reagge). La recta final la hilaron con la intensa balada 'Nosotros', con la que el público se pondría en pie para no sentarse ya, una versión mejorada de 'Fecha caducada' (Los Piratas) y la popera 'Punto cero', que antecedería a la descarga guitarrera de 'Cara B', donde se desfogan y hacen bailar al personal al ritmo de esa especie de frase-talismán que parece ayudarles a sacar los demonios del cuerpo: ¡Qué bien te sienta el mal, qué bien te sienta, joder, muy bien!

Las luces se encendieron del todo y aunque no hubo bis, sí agradecimiento con saludo, reverencias, aplausos y besos. Estaban contentos tras poner una nueva 'pica' en casa, un nuevo escalón que va consolidando los cimientos de un grupo que ha iniciado su carrera con mimbres resistentes.