Fiesta en la ‘charca’ del Moderno

Dr. Sapo presentó el domingo en el céntrico teatro de la capital su último trabajo, ‘Diario de un batracio’. • Estuvo acompañado de la Orquesta Pinha y otros músicos amigos durante un concierto memorable de casi hora y media.


El Teatro Moderno respiraba fiesta. Con un lleno casi absoluto y un público predispuesto a disfrutar por todo lo alto –donde no faltaban, por cierto, familias enteras y mucha chiquillería–, Dr. Sapo presentaba este domingo su último trabajo, ‘Diario de un batracio’, un disco que ha sido posible gracias a la colaboración y al talento de la Orquesta Pinha y otros artistas invitados, así como a la aportación de más doscientos micromecenas, muchos de los cuales se encontraban en el patio de butacas.

Pasadas las siete de la tarde se apagaron las luces, salvo un pequeño foco puntual que iluminaba un diminuto tiovivo. Su infantil melodía ya despertaba el hechizo. Tan osado como audaz fue que Miguel de Lucas y el resto de músicos salieran al escenario en plena oscuridad, y se atisbó algo de nervios durante los primeros compases de ‘Gente’, el tema que abría la velada. Por suerte, solo fue un espejismo: artistas y espectadores tardaron poco en entrar en calor, y ya con ‘Pelotillas’, la segunda canción del repertorio, todos los presentes se vinieron arriba y arrancaron los primeros estribillos cantados a coro.

Fernando Polaino (guitarras y banjo), Pepe López (percusión y batería) y Álvaro Barco (bajo) acompañaron de manera constante a Lucas (voz y guitarras), en una actuación memorable que se prolongó durante cerca de hora y media y en la que también se contó con la colaboración especial del guitarrista invitado Víctor Iniesta y de la acordeonista Begoña Larrañaga. Hubo también momento para el ilusionismo gracias al breve y sutil, pero excelente, show del mago Javier Teodosio, que regaló a los presentes un sorprendente número que arrancó una de las grandes ovaciones de la noche; aplausos sólo comparables en intensidad a los vítores que se escucharon cuando los artistas dedicaron unas palabras a la Asociación de Amigos del Moderno, que tanto hizo por la reapertura de este céntrico espacio escénico.

Diario de un batracio’ es el sexto LP de Dr. Sapo, y el artista alcarreño tiene ya un repertorio lo suficientemente extenso y popular como para que el respetable coreara con ganas ‘Territorio Apache’, ‘Manos arriba’, ‘Cerca del sol’, ‘Perdí las alas’, ‘No es solo por eso’, ‘Mierda’ o ‘No hay fronteras’, el tema con el que se cerró el concierto en su segundo bis. El público, en pie, despidió a los artistas con una cerrada y emocionante ovación, agradeciendo con justicia el buen rollo, el optimismo y las excelentes vibraciones que dejó un encuentro que se esperaba con ganas desde hacía mucho tiempo, y que sin duda no defraudó.