Los besos lo curan todo

Bustamante, algo castigado por la voz, cantó este viernes ante una Fuente La Niña prácticamente al completo en el tercer concierto de Ferias. • Los fans aplaudieron al cántabro, que se marcó un par de temas solo al piano y regaló besos, piropos, gracias y bailes al foso.


Bustamante gusta a ellas pero también a ellos. Las pistas de atletismo de Fuente La Niña se llenaron -gradas incluidas- con el concierto más romántico de las Ferias y gustó a unos y otros, que se sabían todas las canciones de la gira 'Vivir', con la que llegaba a Guadalajara. Canciones, las más bailables, con letras positivas y baladas, mecidas con su voz, con momentos intensos para que luzca su timbre. Aunque, anoche, Bustamante, con la voz algo castigada -carraspeó y bebió agua en varias pausas- tiró de profesionalidad, garra, mucha simpatía y oficio para sacar adelante algunos de sus temas.

Arrancó puntualísimo con 'A partir de hoy', una canción pop positiva y alegre ("voy a olvidar las canciones tristes") a la que siguió la balada 'Necesito', de bonito estribillo. Entonces apostó por 'Cobarde', a la que ha pintado con un toque menos latino y más swing, y por un par de baladas más y un beso al vuelo antes de firmar el single 'Vivir', una intensa declaración de intenciones hecha para vivir como si fuéramos eternos, como si no hubiera miedo a morir. Su voz se resintió un poco al final y él desapareció del escenario dejando a los músicos que continuaran solos. Hubo algunos silbidos ante la tardanza -la percepción fue que la canción se alargaba demasiado-. Entonces, Busta reapareció con nuevo look, dejando atrás su aspecto de crooner -traje elegante, camisa blanca abierta y tirantes rojos- para aparecer en vaqueros negros, camiseta a juego y chaleco. A la popera 'Nunca es tarde' le siguió entonces 'Dos hombres y un destino', popular dueto que se marcara años ha con su compañero de OT, Alex Casademunt.

Acertadamente, Bustamante fue hilando canciones lentas con medios tiempos como 'Cerca de mi piel' -saltando y pidiendo a la gente que jugara con él- o 'Feliz', el tema que abre su último álbum y que todo el mundo terminó coreando -los 'uoos' funcionan muy bien en concierto-. También quiso homenajear al que fuera su primer productor, el cantante Miguel Gallardo -fallecido hace diez años- interpretando 'Hoy tengo ganas de ti' y en la recta final del concierto protagonizó los momentos más íntimos -'Mi consentida', dedicada sólo a ellas- y luego, él solo ante el peligro -al piano- interpretando 'Los amigos' y una versión de 'My way', de Frank Sinatra. 'A mi manera' era una prueba dura a estas alturas de concierto pero la superó con garra.

El tridente final se rubricó con 'A contracorriente', movidita y rockera; 'El aire que me das' -superdiscotequera- y la popera 'Ya no puedo esperar' con la que se fue mientras daba las "gracias por esta noche, familia". El adiós llegó cerca de las dos horas de concierto. Y sin bis alguno aunque tampoco hubo oportunidad de pedirlo. Bustamante se fue, se apagaron las luces y de nuevo sonó, pero ya no era él sino el cd. La muchedumbre empezó a salir y La Niña se vació esperando hoy sábado el último concierto de estas Ferias.