Ocho rondas inauguraron la Navidad alcarreña en Pareja

La agrupación local invitó a las de Cifuentes, Aranzueque, Sacedón, Auñón, Tendilla, Alcocer y Salmerón para que cantasen sus villancicos en una jornada de hermanamient que finalizó con un villancico conjunto.


La Alcarria dio este fin de semana el pistoletazo de salida a la navidad en Pareja. Invitadas por la Agrupación Musical de la villa, acudían a la cita hasta siete rondas de pueblos vecinos, además de la local. El alcalde de Pareja, Javier del Río, fue el encargado de dar la bienvenida a las más de trescientas personas que acudían a la cita.

Todos los bancos de la Iglesia de la Asunción se llenaron el sábado para escuchar los villancicos, unos más tradicionales, otros novedosos e incluso compuestos o arreglados por integrantes de las diferentes agrupaciones, que cantaron las ocho rondas. A partir de las seis de la tarde, comenzaban a llegar los visitantes. Mientras se saludaban calurosamente entre sí, hacían sonar, ya a esa hora, los particulares instrumentos musicales de la navidad  ambientando con sus soniquetes los prolegómenos del certamen. La alegría del reencuentro pudo más que el frío que a esas horas hacía en Pareja, con sólo cuatro grados por encima de cero.

Del Río agradeció a Javier Lucía, párroco local, la cesión del espacio para la celebración, y también el trabajo “que no sólo hoy, sino durante todo el año, lleva a cabo la Agrupación Musical para engalanar con sus canciones y presencia los momentos más entrañables de nuestro pueblo”, dijo. Por último, el regidor recordó que los villancicos son hermosos porque “surgen de la sencillez del pueblo, que no es sinónimo de menoscabo, no supone bajeza, sino que, muy al contrario, significa llaneza, honestidad y belleza. El buen villancico es por tanto el villancico sencillo, porque es el que brota del corazón. Con estos certámenes, además de poner en valor nuestra cultura tradicional, vivimos unos momentos de encuentro y hermanamiento entre los distintos pueblos de La Alcarria”, terminó.

Abró la ronda cifontina

Sin mas dilación, comenzaba a sonar la música, y lo hacía bien fuerte, de la mano de la intervención de la Ronda La Calandria de Cifuentes, una asociación fundada hace seis años para recuperar las tradiciones del pueblo y así “no olvidar lo que nos enseñaron nuestros mayores”, decía su portavoz, Faustino Batanero. Llenos de energía, sus veinticinco integrantes cantaron una particular adaptación de Los pastores alcarreños,  y el típico de Cifuentes La Virgen camina a Egipto. Batanero, que se encargó de desear felices fiestas a los presentes antes de empezar la actuación, decía con humor que “hoy aquí, ya no nos para nadie”.

A continuación, y siempre introducidos por María del Mar Molina, una de las integrantes de la Agrupación Musical de Pareja, subía al escenario la Ronda de Aranzueque, distinguida con sus habituales boinas y chalecos negros y con la misma alegría con la que se conducen en todos los certámenes a los que acuden, incluido el de Pareja, al que es asidua. Ayer cantaron un original villancico llamado El torero de Belén y el más habitual Carita divina. Además de las voces, tocaron sólo instrumentos tracionales, básicamente de percusión.

Los aranzuequeños hicieron sonar zambomba, pandereta, pandero, huesos, botella, sartén, almirez y hierros. Juan Bautista Pérez Soria, que luego cantó con toda su alma las canciones populares que habían elegido, recordaba que, siendo mozo, en Aranzueque salían a pedir el aguinaldo varias pandillas  de diferentes edades. “Y aunque no hubiera la abundancia que hay ahora, en cada casa nos daban una patata, un huevo o lo que fuera”, recordaba. La Ronda de Aranzueque no deja que se pierdan las tradiciones musicales de su pueblo, ni en navidad ni en sus fiestas de todo el año.

La Asociacion de Mujeres de Sacedón ocupaba la escena a continuación, ataviada con elegantes trajes navideños. Después de desear unas felices fiestas y un próspero año nuevo a todos los presentes, “lleno de paz, amor y trabajo”, cantaron dos bonitas piezas: El Viejecito y El Río.

Llegó entonces el turno de la Ronda de Auñón. Pilar Sáenz Nadal recordaba, poco antes de empezar, que iban a  cantar Dejemos hoy las cabañas, un villancico “típico de Auñón” y Yo soy una pastorcilla, al que, aunque “no sea tradicional de nuestro pueblo, le hemos dado un aire, adaptado algún verso para referirnos a los hijos de Auñón y sus costumbres”.  Tocaron y cantaron tres laudes, dos zambobas, unos huesos, una sartén y cuatro voces. “Nos hace muchísima ilusión participar en estos certámenes. Todos los que venimos queremos que la tradición no se pierda”, decía Pilar que recordaba su juventud,  cuando tres y cuatro rondas “bien grandes” pedían el aguinaldo por las casas de Auñón: “Por un lado los casados, por otro los solteros, además de los niños. ¡Qué alegría!”.

Rondas de Tendilla y Alcocer y Salmerón

En quinto lugar actuó la Ronda de Tendilla, compuesta por catorce personas. Interpretaron Mírala, mírala y Mire usted, ya ha bajado una estrella, ambos arreglos sobre villancicos tradicionales de Carolina Moreno, la profesora del grupo. La guitarra, la bandurria, el almirez y el mortero acompañaron a las animosas voces de la Ronda, que dejaron bien patente en la Iglesia de Pareja las ganas de fiesta y los buenos deseos de los tendillanos que resumía antes de su actuación Carmen Iñigo, la presidenta de la Asociación de Mujeres de Tendilla.

Agripina Arquer, “Pina”, vecina de Alcocer, explicaba que la Ronda de Alcocer, de quince personas, había participado el día anterior en Valdeolivas y que estaba encantada de hacerlo de nuevo en Pareja, un pueblo en el que “tenemos muchas amistades”. Cantaron Los pastorcillos van y van, “uno de los villancicos que tan bien cantaba Manolo Escobar”, y el Villancico manchego.

La Ronda de Salmerón cantó Gloria y Feliz Navidad, ambos con hondas raíces en la tradición local. “Venimos todos los años a Pareja, y luego la Agrupación nos devuelve la visita. Ensayamos dos meses antes de la navidad. Es muy bonito recibir así estas fechas y compartir buenos deseos para el año entrante”, decía Gema Balcones, una de las integrantes del grupo que cuenta con guitarra, zambomba, botella, huesos, pandereta y almirez, además de las voces.

Los anfitriones, para el final

Los últimos en intervenir fueron los anfitriones, la Agrupación Musical de Pareja. María Angeles Gusano, una de sus voces, explicaba que iban a tocar Ha nacido el niño y El pavo de la tia María, ambos tradicionales pero con  arreglos también de Carolina Moreno. Como anfitrionas del certamen, María Angeles se mostraba muy orgullosa de ver el pueblo lleno de buenos deseos. “Intercambiamos canciones, presencias y renovamos nuestra amistad”, valoraba. La parejana se sentía orgullosa de devolver a su pueblo la tradición de los cantares navideños.

Después de las actuaciones individuales, todos los grupos juntos cantaron juntos un popurrí, y compartieron un caldito, chorizo, dulces navideños en la sede de la Asociacion de Mayores por cortesía del Ayuntamiento de Pareja. Además de Javier del Río, encabezando a la corporación municipal, y alcaldes de las diferentes localidades participantes, estuvo presente también  el senador Porfirio Herrero. El certamen lo organiza la Ronda de Pareja, y cuenta  con la colaboración de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de la Diputación de Guadalajara y del Ayuntamiento de Pareja.