Patricia Kraus: cantando bajo la lluvia

La cantante Patricia Kraus cerró este jueves el ciclo 'Jazz en el Tyce' con un concierto de dos horas donde repasó las canciones que han formado parte de su paisaje. • Sonaron en su poderosa voz éxitos de Etta James, Nina Simone, Janis Joplin, Van Morrison, Aretha Franklin y Bob Marley, entre otros. • Presentaba su último disco, 'Divazz', con el que cierra su trilogía dedicada a la música negra.


En el imaginario colectivo hay canciones inolvidables que marcan. Sin darnos cuenta, quizás, van convirtiéndose en una especie de 'set list' de la vida. Son melodías que inseparablemente ya están unidas a uno. De una forma u otra. Porque hay canciones que consiguen pegarse a tu piel y a tu cerebro para siempre. 

Patricia Kraus pulsó anoche la tecla de la memoria del jazz, del blues, del funky que todos tenemos y abrió su corazón para compartir con el público -entradas agotadas también en la última actuación de Jazz en el Tyce- un trozo de su vida, temas “que han formado parte de mi paisaje”, dijo y que han hecho que sea lo que hoy es: cantante. Como ‘Love me or leave me’, de Nina Simone o la sensual ‘Feeling good’, con la que abrió un concierto de casi dos horas que terminó en una fiesta.

O la pegadiza ‘Moondance’, de Van Morrison –con el delicioso piano de Gherardo Catanzaro y Kraus, un poco al límite en los agudos- o el rag time ‘Miss Celie's Blues' de la película ‘El color púrpura’, que Kraus siempre -confesó- quiso cantar desde que la vio por primera vez. O ‘For once in my life’, una maravillosa píldora soul del “niño prodigio” Steve Wonder, que anoche sonó con una introducción de flauta travesera y explosión posterior demostrando la amplísima paleta de notas agudas de esta intérprete. O la canción que inmortalizó Aretha Franklin ‘(You make me feel like) a natural woman’ pero que Kraus oyó por primera vez en la voz pop de la compositora y pianista Carole King.

Batería indiscutible de buenos temas que dejó paso a tres composiciones de la propia Patricia Kraus, en español, que sirvieron para anunciar su último proyecto discográfico ‘Divazz’ (2013), tercer cd de su trilogía de música negra. Así sonaron ‘Qué va a ser de mí’ –inevitablemente recordó a la mítica ‘Fever’-, la bonita ‘Alma’ y ‘Días de invierno’.

Olor a verano llegó de pronto con ‘Summertime’ –con notas agudísimas y final casi de soprano-, tema que sonó en las voces de las grandes Billie Holliday –en los años 30, primero- y Ella Fitzgerald –en los 50- pero que a lo largo de la historia de la música cantaron otras ‘divas’ como la cantante ‘hippie’ de rock y blues, Janis Joplin, ya en los años 60.

Acompañada de saxofón y bajo eléctrico, con un estilo muy funky interpretó ‘Ain't Got No’, que hizo al público bailar desde las últimas filas y meterse más si cabe dentro de lo que ya era una fiesta sonora, donde Kraus lideraba con su voz poderosa y su simpatía. Capaz de recrear instrumentos como la trompeta (con sordina incluida) o la guitarra eléctrica, Patricia Kraus, demostró que posee una gran técnica vocal –no en vano, imparte clases a sopranos y tenores y es hija del fallecido tenor Alfredo Kraus- pero sobre todo, que por encima de la ópera acabó fascinada por la música negra.

No es extraño por eso que eligiera anoche canciones como ‘Little girl blue’ –de nuevo, la Joplin-, tema que cantaran la poderosa reina del blues, Koko Taylor, y la prodigiosa cantante de rythm´n´blues, Etta James. O ‘Compare to what’, de Less McCann, versionada por, entre otros muchos, Ray Charles y Roberta Flack. Patricia Kraus la aceleró con mucho funky hasta hacerla a lo James Brown, junto a su magnífica banda, hilando un ‘in crescendo’ irresistible para ser bailado, aunque esto sólo ocurriera en las últimas filas del Tyce –la gran mayoría siguió la actuación de forma comedida-. “Sois muy grandes”, dijo, dejando entonces a los músicos unos segundos tocando. Volvió para dar la puntilla final, frenética, en el límite del chillido sostenido.

El bis fue inevitable. De otra “monstrua, como diría Rosariyo”, Etta James, regaló la contagiosa ‘Tell Mama’ y acto seguido, “para todos vosotros”, ofreció una versión aplaudida de la conocida ‘No woman, no cry’, de Bob Marley, cuyo estribillo coreó el público y una espectadora recibió con un grito de furor. El “superclásico” de la cantante Mina ‘Parole Parole’, con mucho swing y cantado en italiano e inglés, compuso la traca final de un concierto que gustó y divirtió al público. Una buena parte terminó de pie, animado por la Kraus.  

Afuera esperaba la lluvia pero parecía que como ocurriera en la película ‘Cantando bajo la lluvia’, de Gene Kelly y Stanley Donen, no importara mojarse. Con sus canciones, Kraus había conseguido alejar los malos espíritus.

Artículos Relacionados