Ernie Watts: jazz al rojo vivo

El saxofonista norteamericano Ernie Watts abrió anoche el III ciclo ‘Jazz en el Tyce’, sustituyendo al octogenario Lou Donaldson, que canceló su gira europea por problemas de salud. • El cambio no se notó en las entradas, ya que apenas hubo devoluciones y la sala registró lleno. • Watts, acompañado del pianista Christof Saenger, el batería Tobias Schirmer y el contrabajista Rudi Engel, desgranaron temas de su último disco 'The simple truth' además de referencias a Charlie Parker y Gilberto Gil, entre otros.


El jazz se hace agua en los dedos de Ernie Watts. El saxofonista de Norfolk se nota cuajado por el tiempo, la vasta experiencia y una palpable e inteligente ausencia de prejuicios que le ha llevado a trabajar con músicos bien diferentes: desde los Rolling Stones hasta el gran músico brasileño Gilberto Gil y el psicodélico Frank Zappa. Su música ardiente, versátil y ciertamente elegante, abría anoche el III ciclo ‘Jazz en el Tyce’, tras cancelarse el concierto del legendario Lou Donaldson, de 88 años, por enfermedad. 

El cambio apenas se notó en las entradas con contadas devoluciones -cuatro, según fuentes de la organización- y a tenor del aspecto de la sala de conciertos ‘Pedro Antonio Díaz’ del Espacio Tyce: llena, con 250 espectadores –sentados, junto a la barra y de pie, en el anfiteatro-, que aplaudieron en numerosas ocasiones a este bicampeón en los Premios Grammy.

Watts agradeció con ligeras reverencias cada ovación; estuvo simpático cuando preguntó al público respondiendo al mismo tiempo con un largo ‘yeeees’ antes de empezar con blues; y se mostró confidente en un largo speech donde contó que su mujer, Patricia, harta de ver cómo él se gastaba en cd´s todo el dinero que habían ahorrado, decidieron montar su propio sello discográfico Flying Dolphin Records. Crear su propia compañía les ha permitido, dijo, grabar a los músicos que les gusta escuchar. 

Desde los últimos cincuenta años, Watts dedica a ensayar dos horas al día, lo que explica el total dominio sobre un instrumento que ‘devora’ en el escenario. Lo demostró tocando algunos de los temas que ha incluido en su disco más reciente, ‘The simple truth’, editado en mayo, y que al término de su concierto firmó a sus fans, en el hall del Tyce. 

Del bebop al swing, del rythm and blues al jazz más puro. De Dizzy Gillespie a Gilberto Gil; de John Coltrane al maestro entre los maestros, Charlie Parker, a quien definió como “músico enérgico”. Ernie Watts logró seducir anoche con su saxofón dorado y tatuado, llegando en cada tema a un clímax apasionado a través de sus impresionantes y virtuosos solos –siempre en mitad de cada canción; después, se retiraba a un lado, dejando el protagonismo para su gran banda: magistrales Christof Saenger, frenético al piano; Tobias Schirmer, a la batería y Rudi Engel al contrabajo-. 

En hora y media de actuación, desgranaron su ‘sencilla verdad’ –sonaron, entre otras, la contagiosa ‘Bebop’, la sensual ‘Hope in the face of despair’ y ‘Acceptance’, que permitió lucirse a Engel- y regalaron un bis, con el que admitió estar contento de haber estado en Guadalajara: “espero volverles a ver muy pronto”. Pues si se animan, pueden escucharles de nuevo en directo este fin de semana en el San Miguel Jamboree Jazz Club Festival de Barcelona. Sería una nueva oportunidad para saciarse del jazz más genuino antes de la ración del próximo jueves.