Grunge para todos los públicos

La Asociación de Amigos del Moderno inauguró en la calle su quinto ciclo reivindicativo con un concierto del grupo de rock alcarreño Thomb. • La presidenta del colectivo, Susana Martínez, califica de “optimistas” los plazos del consejero, que asegura que habrá reapertura este mismo año. • La banda invitada interpretó en directo los temas de su primer disco en un ambiente muy familiar.


En un escenario que no es un escenario y con un público que está todavía tierno, Thomb tuvo este domingo seguramente uno de sus conciertos más estrambóticos en lo que llevan de carrera. La banda alcarreña puso a botar a un público familiar, con muchos niños, amigos y simpatizantes de la causa del Moderno, desgranando los temas de ‘Mirror Maze’, medios tiempos y descargas de rock duro que exploran los sonidos ya clásicos de los noventa y que se endurecen con algunos asomos de trash metal y mucho grunge.

El quinto ciclo reivindicativo de Amigos del Moderno levantó el telón imaginario frente a las puertas del teatro con mucho voltaje. Fue la banda alcarreña Thomb, integrada entre otros por Alberto Sanz, presidente del Cineclub muy activo con la causa del Moderno. Le acompañaban Paco Bandrés (bajo y voz), Diego Pérez (guitarra) y Manu (batería).

Sonaron muy bien, a pesar de las dificultades ‘escénicas’, y en el último tramo incluso lograron poner a saltar a su público. Los flirteos con las primeras filas de Alberto Sanz y la mayor expresividad según avanzó el concierto del cantante Paco Bandrés animaron a un público ganado de antemano, que se desató en saltos y palmas con el tema que abre el disco, ‘Mud over the truth’. No faltaron la balada ‘Little heart heart’ y el single ‘Untold’. Pero sobre todo no descuidaron el motivo de la convocatoria e insistieron, también al acabar, en su apoyo a Amigos del Moderno en la reapertura del teatro, confiando en que la próxima vez la actuación pueda ser dentro –y no fuera–.

“Si hay que seguir estando a las puertas del teatro, estaremos”

Muy similar fue el mensaje que ofreció en la apertura del ciclo la presidenta de la Asociación de Amigos del Moderno, Susana Martínez: “Queremos que sea la última vez que hagamos un ciclo, pero si hay que seguir estando, estaremos”, dijo en referencia al tiempo en que pueda seguir cerrado el teatro, ya más de dos años.

En sus palabras al público para dar por abierto el que ya es el quinto ciclo ‘En la puñetera calle’–a razón de dos por año, de primavera y otoño–, Martínez recordó la situación del conflicto, resumido en que hay unas obras de reforma adjudicadas por la Junta pero sin iniciar –el proyecto contempla cuatro meses de duración–, que queda por licitar la obra de climatización también por parte de la Junta y que, tras éstas, hay que firmar un convenio de cesión del edificio al Ayuntamiento, que está dispuesto a gestionar el teatro. Quedan también otras obras anunciadas por parte del equipo de Gobierno.

A pesar de la tarea pendiente, el consejero aseguró la semana pasada que se cumplirá el plazo que dio en junio de que el teatro reabrirá este mismo año, en “noviembre o diciembre”, citó textualmente. Para Amigos del Moderno, el dirigente albaceteño “fue muy optimista con los plazos, porque parece que es muy difícil”, pero admiten que “si son capaces de hacer en tres meses lo que no han hecho en tres años, les aplaudiremos tres veces”.

Antes de la actuación de Thomb, varios asistentes intentaron abrir las puertas del teatro con llaves que habían traído de casa, en un gesto simbólico y paródico de la situación que está atravesando el edificio en los últimos tiempos.

Fotos: E.C.

Artículos Relacionados