Los Secretos homenajearán a su batería alcarreño

Los Secretos ofrecerán un concierto acústico en el Tyce el 8 de mayo. •  Será un homenaje en el 30º aniversario de la muerte del músico guadalajareño Pedro Antonio Díaz, vocalista y batería del grupo durante cuatro años y en el que participará el grupo Escarcha.•  Las entradas, a 10 euros, se podrán adquirir en el Teatro Buero Vallejo y en el Espacio Tyce.


Pedro Antonio Díaz murió el 13 de mayo de 1984 en un accidente de tráfico en la antigua N-II cerca de su ciudad, Guadalajara. Tenía 28 años. Los Secretos, grupo del que fue voz y batería durante cuatro años, y para el que compuso temas como ‘Niño mimado’, le rendirá un homenaje en el Espacio Tyce el próximo 8 de mayo –como ya hicieron en el Buero en el 20º aniversario-. La sala de conciertos recibirá ese día el nombre de ‘Sala de conciertos de Pedro Antonio Díaz’ y se descubrirá una placa que lo recuerde, tal y como ha anunciado el alcalde, Antonio Román. Será el segundo gesto del Ayuntamiento, que en el 20º aniversario bautizó el auditorio del Barranco del Alamín con el nombre del músico alcarreño. 

La carrera de Pedro Antonio Díaz se fraguó en plena adolescencia. Lo recuerda su amigo Raúl Herranz, todavía emocionado, compañero de pupitre en el instituto –primero en el Brianda y luego, en Salesianos-, testigo de que los bolígrafos se convertían en baquetas con frecuencia y compañero después en Escarcha. “Con 14 años empezamos a ver qué queríamos hacer, pero era complicado” comprarse una guitarra eléctrica y una batería. Los ahorros los consiguió trabajando de ayudante de pintor-empapelador en verano. Así llegó la guitarra, después el ‘ampli’, luego la batería y así empezaron los ensayos en Marchamalo, “en una casa grande que tenían mis padres, con corral y con pajar, donde no molestábamos a los vecinos”, recuerda Herranz. 

El primer concierto

 A los 16, llegó su primer concierto. Fue en Moratilla de los Meleros, “donde nos trataron muy bien, y hasta nos pagaron”. No fue fácil. Tuvieron que pasar un cásting en el Ayuntamiento “porque nos vieron con poco equipo” y dudaron. Apenas una radio grande y vieja que hacía las veces de amplificador, otro de la Organización Juvenil Española (OJE), una batería y una guitarra, además del equipo de voces de las monjas del asilo.

El segundo concierto fue en Cabanillas. Los bártulos se trasladaron “en un Seat 600 y un R-8”, por la “carretera de la patata, que entonces era de piedras”. De lo que ganaban, 600 pesetas servían para pagar los gastos. Escarcha era el grupo “que más gustaba a las chicas”, recuerda entre risas. Por eso, continuaron girando. “Durante dos años, todo lo que ganábamos lo invertíamos en el equipo” y así, con un sonido “más potente” tocaron, entre otros sitios, en la piscina municipal de San Roque” y hasta en la última travesía de un barco que partía de Vigo y hacía una ruta por El Caribe. “Casi nos hundimos”, relata. Son anécdotas que retratan la aventura musical de unos adolescentes que “supimos vivir nuestra época”. “Si volviera a nacer, volvería a hacer lo mismo”.

En 1971, Pedro fundó junto con Fernando Burgos y Luis Alberto Jodra, el grupo Escarcha. En 1979, entra en contacto con los hermanos Urquijo, que habían perdido a su batería, Canito, también en accidente de tráfico, cuando el grupo todavía se llamaba Tos. Pedro se estrenó con Los Secretos en un concierto en memoria del citado batería.

De Tos a Secretos

Era 1980.  Aquel abril Los Secretos dejan de ser Tos para ser Secretos y encuentran a Pedro. Graban un ep de cuatro temas y después, vendría ‘Los Secretos’ (Polydor) con ‘Déjame’ como primer single. Con Polydor firmaron por tres álbumes. El primero de ellos, incluye, entre otras canciones ‘Qué puedo hacer yo’, ‘Fuertes emociones’ o ‘Niño Mimado’, compuestas por Pedro Antonio Díaz (Enrique sería autor de ‘Ojos de perdida’ o ‘Sobre un vidrio mojado’).

Con Los Secretos grabaría también el segundo disco ‘Todo sigue igual’ y el tercero ‘Algo más’. Sus discos empiezan a ser objeto de colección y descatalogarse incluso. En 1984, muere Pedro y Javier Urquijo se marcha a cumplir el servicio militar. El grupo pudo haberse deshecho para siempre pero continuó gracias a que surgieron algunas actuaciones, Enrique Urquijo pasó a la guitarra y se contrata al bajo y batería del grupo Viceversa.

Los Secretos vuelven a Guadalajara una vez para homenajear a Pedro Antonio Díaz. Su hermano, presente esta mañana en la presentación del concierto, admitía que el hecho de que “toquen Los Secretos es loable pero el reconocimiento debe ser para los amigos de mi hermano Pedro y para la ciudad y el Ayuntamiento” que acogieron desde el primer momento la propuesta. 

El concierto del próximo 8 de mayo será en formato acústico. Se desconoce qué canciones sonarán, “no sé si tocarán algunas de mi hermano, pero el acústico de Los Secretos es una maravilla, aunque siempre se les ha considerado melódicos, melancólicos y hasta ñoños”. Está previsto, no obstante, que toquen algunos temas amigos de Pedro, como el fotógrafo Jesús Ropero, batería en Azimut, otro de los grupos de la movida alcarreña y que fue compañero de Pedro en el Brianda de Mendoza.