Guadalajara ya tiene Orquesta Sinfónica

El Conservatorio Sebastián Durón presenta en sociedad una nueva formación con alumnos aventajados y profesores: La Joven Orquesta de Guadalajara. • Se ha estrenado ante un Buero Vallejo lleno para ver a ‘Los Chicos del Coro’.


Es dicho extendido ese de que una ciudad se reconoce como tal cuando tiene equipo de fútbol en Segunda División y Corte Inglés, seguro que lo han escuchado alguna vez. Pero lo cierto es que también hay otros factores, otros detalles y otras virtudes que califican a una ciudad como un municipio de entidad. Y el caso es que Guadalajara acaba de romper una de esas barreras que incomprensiblemente se arrastraban en el tiempo. Nuestra capital dispone desde este 12 de diciembre de 2013 de una nueva entidad: Ya tiene Orquesta Sinfónica.

Su presentación en sociedad se produjo en el transcurso del concierto programado este jueves en el Teatro Buero Vallejo, con la actuación estelar de Los Niños del Coro, esa fantástica formación coral francesa que saltó a la fama hace ahora una década, con el estreno de una deliciosa película de Christophe Barratier. Una cita musical en la que el Conservatorio alcarreño colaboró activamente, complementándola con la actuación de su propia formación coral, y con el citado estreno de "la Joven Orquesta de Guadalajara, la JOG", explicó su director, Pascual Piqueras, quien es también el máximo responsable del ‘Sebastián Durón’.

La nueva sinfónica alcarreña está compuesta por algo más de una veintena de músicos, la mayoría de ellos alumnos de los últimos cursos que se imparten en el Conservatorio, aunque complementados por varios de los profesores especialistas del centro. No es una gran orquesta, en tamaño, por dos razones básicas: Su reciente bautismo, y el hecho de que el de Guadalajara no es un Conservatorio Superior -su ciclo acaba con el Profesional- y porque carece también de algunas especialidades. Pese a ello, el conjunto de la Orquesta lo forma una amplia sección de cuerdas -con violines, violas, chelos y hasta dos contrabajos- y otra sección menor, con varios instrumentos de viento, como clarinetes, trompeta, fagot, flauta y oboe. No vimos en el escenario percusiones, que a buen seguro tendrán que llegar en un futuro si se quiere dar redondez a esta nueva apuesta musical.

La orquesta tocó en solitario, justo antes del descanso de la actuación de este jueves, interpretando los diferentes movimientos de 'Tuttifäntchen' de Paul Hindemith. Y repitieron en el escenario justo en la parte final del concierto, para interpretar dos piezas de la propia película ‘Los niños del Coro’, y en compañía de las dos corales que se escucharon ayer, la del Conservatorio, y la protagonista de la velada.

Supo a poco, pero lo poco que hicieron sonó maduro y trabajado, con rigor y sin imprecisiones. “Esta orquesta nace con dos objetivos. Hacer que la música despierte la sensibilidad de la ciudad de Guadalajara, y también que su áurea llegue a las personas responsables de la mala situación que todos estamos viviendo”, dijo su director.

Concierto coral

Aunque la presentación de esta nueva Sinfónica fue la noticia de la noche, no cabe olvidar que los protagonistas no eran ellos, sino los pequeños franceses de ‘Les Choristes’, una formación afincada en el Colegio Saint-Marc de Lyon, que ya tiene 25 años a sus espaldas, y que es una de las corales de voces blancas más reconocidas del mundo. Están en plena gira mundial con nuevo disco, y conmemorando precisamente el cuarto de siglo desde su nacimiento, y los 10 años que en 2014 se cumplirán del estreno cinematográfico que les catapultó.

La actuación de ‘Los Niños’ colmó las expectativas del público. Ofrecieron un repertorio muy variado, con piezas de la famosa película, preciosas, y obras clásicas como el Ave María de Schubert. También hubo clásicos infantiles franceses, y muchas canciones populares y conocidas, de multitud de películas. Desde ‘Cantando bajo la lluvia’ a ‘No llores por mí Argentina’, pasando por ‘Cielito lindo’, ‘Imagine’, de Lenon,  la deliciosa ‘Moon River’ de ‘Desayuno con diamantes’... y hasta una versión redonda del navideño ‘Tamborilero’ que por estos lares tanto recuerda a Raphael.

Muy aplaudidos, destacaron las deliciosas voces agudas, que siempre estuvieron bien acopladas a los timbres de los chicos más mayores y graves. Todos ellos bajo la sobria (a veces demasiado) dirección de Nicolas Porte.

Antes que ellos había actuado, se ha dicho, la propia Coral del Conservatorio Sebastián Durón, con dos obras de John Rutter: 'The Lord bless you and keep you' y 'Angel's Carol', para caldear el ambiente y dar al público buena muestra de los progresos que también en esta rama está haciendo la escuela musical alcarreña.

Y los tres grupos, ambas corales y la orquesta, cerraron la noche tras 2 horas y 20 minutos de larga actuación en un bis conjunto que emocionó y puso en pie a un público de Guadalajara que llenó el patio de butacas para la ocasión, y dejó libres sólo los asientos de la grada superior.

Artículos Relacionados