Jazz por bulerías

Jorge Pardo Trio cerró anoche el ciclo Jazz en el Tyce con una actuación soberbia, que transitó por el flamenco y el latinjazz. • Una vez más, se agotaron las entradas y el público terminó poniéndose en pie. • Entre las piezas, una versión de 'Michelle' de los Beatles o una improvisación del Bolero de Ravel.


Podría haber sido en un tablao flamenco pero la cita era en la remodelada nave industrial que es el Espacio Tyce. El ciclo de jazz finalizaba con una gran actuación, la de Jorge Pardo Trio, con tres monstruos musicales que derrocharon talento juntos y en solitario. Hubo homenajes a Camarón pero también a los Beatles y a los más clásicos -no en vano, Pardo abrió con unas improvisaciones sobre el 'Bolero', de Maurice Ravel y la 'Danza de Fuego', de Manuel de Falla-, lo que da cuenta de la altura musical de este madrileño de 58 años, que anoche estuvo acompañado por el exKetama Josemi Carmona a la guitarra flamenca, heredero de los Habichuela, y el apasionado Bandolero, a la percusión -cajón flamenco y batería-.

La sala, llena como las dos últimas noches, aplaudía incluso en intermedios de piezas e incrementaba el aplauso tras el final de cada tema. Pardo, una de las figuras de flamenco-jazz con más proyección internacional en estos momentos, alternaba la flauta travesera con el saxofón y el toque de palmas.

Jorge Pardo se ha nutrido con los mejores: con Paco de Lucía, Camarón (fue flauta en el mítico álbum 'La leyenda del tiempo', del cantaor gaditano) o Pedro Iturralde, entre otros, y ofrece una visión sonora novedosa -este año recibió el premio al mejor músico de jazz europeo-. 

No hace falta voz quejumbrosa en cada pieza, basta con sus quejíos y lamentos flamencos, que salen de sus pulmones como si manaran de su garganta y viajan por los caminos sinuosos del saxo y finos de la flauta. En una alegría que sabe a primavera y que Camarón dedicó a la Perla de Cádiz, en una soleá que "es la madre del cordero del cante flamenco" y que Pardo aderezó con el saxofón mientras Carmona se salía con la guitarra, en un tango que terminó con un impresionante solo de percusión de Bandolero o en una taranta "que me enseño Camarón" y que resultó un ejercicio de soledad, como si se tratara de una pieza cantada a capella.

En la recta final, regalaron una versión 'smooth jazz' de 'Michelle' de los Beatles y recibieron un aplauso largo con el que se marcharon y regresaron para regalar la última copla: "vamos a terminar este concierto de jazz un poquito por bulerías". La gente terminó poniéndose en pie y ellos se fueron, agradecidos, tras sellar brillantemente esta segunda edición del festival Jazz en el Tyce.

Galería fotográfica:

Fotos: E.C.