Goñi: “Ahora, hay que aparcar los sueños y ser prácticos”

  • Imprimir

Carlos Goñi presenta junto a “la mejor banda que he tenido” su nuevo directo, ‘Enjoy’, el primero eléctrico en una carrera que ya supera las 20 velas. Este sábado se sube al escenario del Tyce para derrochar energía y mostrar el lado más áspero de Revólver. • En esta charla con Cultura EnGuada, el músico valenciano habla de cómo se gestó el disco, de las canciones de su vida y los músicos, como Lou Reed, que le han acompañado desde la adolescencia.


Sigue siendo tan pasional como siempre, aunque admite que la situación actual obliga a dejar por un lado los sueños. “A los padres de hoy lo que les importa llenar la nevera”, dice. El músico valenciano, con 52 años y más de dos décadas de carrera, llega a Guadalajara este sábado al Espacio Tyce (23 horas) para presentar ‘Enjoy’, su primer directo eléctrico, en formato trío, donde él lleva la guitarra y la voz cantante. En esta entrevista, habla de sus canciones, de la mejor banda que ha tenido hasta el momento, de la vida, de terrorismo y de los músicos que le han acompañado desde siempre, como Lou Reed, el que verdaderamente le hizo dedicarse a la música. “Los dos primeros discos que tuve fueron de él”, dice.

Se cumplen 20 años de su primer ‘Básico’ y lo celebra regalando su primer eléctrico, 'Enjoy'. Parece cuanto menos paradójico.

Pues lo es. Nos dimos cuenta después de haberlo grabado, pero lo que es todavía más curioso: sin acordarnos para nada de ello, el primer single que se eligió de este disco es ‘El roce de tu piel’ que fue el single del Básico.

Supongo que ha sido complicado deshechar canciones y elegirlas ¿ha elegido las que muestran la cara más rugosa y áspera de Revólver?

Lo que hice al principio fue reunir a diez personas a las que les tenía un especial respeto por su criterio musical, vinieron a Valencia y en una cena, les pedí que me hiciesen cada uno una lista con sus quince canciones ineludibles y tenía un repertorio de 150 temas. Varios días después, me dí cuenta de que habíamos reducido a 75. Eso me hizo pensar que seguía teniendo un problema gigante y que ¡qué buena cosa!, que entre todos ellos, disentían en un 50%, lo que significa que cada uno tenía su repertorio particular y que había muchas canciones que les resultaban importantes. 

Quería unos cuantos temas que fuesen porque sí, porque son muy antiguos, porque habían sido canciones importantes y con los años, había dejado de tocar. Otros tenían que ir como ‘San Pedro’ o ‘El roce de tu piel’ porque hay canciones que el público han decidido que quieren que pasen a pertenecer a la banda. Y había algo muy importante y era que el asunto lo grababa a trío y quería que fuera un álbum duro, duro, en serio, no que hubiesen baladitas, ni medios tiempos, ni nada parecido. 

Un trío, donde no se puede esconder nada.

Este formato, siempre he pensado que es lo más difícil de conseguir que suene bien en rock pero cuando consigues que suene bien no hay absolutamente nada que se le parezca. Porque si la canción funciona es la mejor forma de que llegue al público. Es como cuando toco solo en los teatros. Me consta que esos conciertos a la gente le gustan mucho porque la idea llega clara. Es un tío con una guitarra, que suelta su historia y o te llega al corazón o te aburre soberanamente. En mi caso, consigo que la gente se lo pase bien y disfrute.

¿Presentar un directo en directo deja margen para la sorpresa?

Sí, porque el repertorio va cambiando. Hay cinco o seis temas que… a veces, suenan unos; a veces, suenan otros, dependiendo un poco de lo que pase abajo, vamos cambiando de canciones y eso es magnífico. Además de que suenan más temas que en ‘Enjoy’, el concierto dura dos horas y pico o ha durado una hora y cuarenta y hay muchas canciones que están en el repertorio.

¿Habrá tiempo acústico en el concierto que ofrece este sábado en Guadalajara?

No. En esta gira no me llevo ni la guitarra acústica. La hemos dejado descansar.

Después de más de dos décadas en el mundo de la música ¿cómo se siente Carlos Goñi como músico, como letrista, como compositor?

Me siento bien porque le tengo un amor extremo a mi trabajo. Es lo que más amo en el mundo y el hecho de ser músico es básicamente lo que me da una razón de existir y vivir. Me siento bien porque el proyecto goza de una salud excelente, los conciertos van como un tiro, están todos llenos y en esta época uno lo que tiene que hacer es dar gracias por llenar la nevera, no por hacerse rico. 

¿Sigue siendo el mismo hombre con algunos años más, como canta en este disco?

(Risas) Ehhh, sí. Bueno, el mismo hombre… voy cambiando porque además entiendo que la vida está para eso. Mal quien diga: es que yo soy igual que hace veinte años, pues entonces es que no has aprovechado el tiempo o es que no te has enterado de nada. Intento mejorar cada día, seguramente habrá días que lo consiga y días en que empeore muchísimo más que el anterior. No soy la misma persona, ni siquiera con el tema de la pasión. Siempre he sido extremadamente pasiona, ahora mismo es lo único que me guía. Es cierto que el conocimiento te provoca un punto de tristeza que también tienes que llevarlo ¿no?  

Admite que en el panorama musical ve cosas que le gustan y cosas que no. ¿Puedes citar un par de ellas?

No (carcajada), de lo que no me gusta nunca hablo porque no me parece bien.

¿Cree que importa menos vender que tocar en directo?
Nunca me ha importado mucho lo de vender aunque haya habido momentos donde vendiese mucho. Lo que me gusta es tocar en directo, componer, escribir, grabar… me vuelve loco en todos los sentidos. Para mí, tocar en directo es tan fundamental como el aire. Que haya conseguido tener la mejor banda que he tenido en mi vida, artística y personalmente, eso hace que se cree una especie de magia que es muy complicado que ocurra después de tantos años. Para mí el concierto empieza desde que me subo en la furgoneta por la mañana. Cuando llevas tanto tiempo, el hastío y las manías toman un lugar importante en los viajes y sin embargo, eso no me ocurre.

Dice que la cultura está bajo mínimos ¿basta bajar ese 21% de IVA que pide a gritos el mundo de la cultura para que esté a tope?

No, no qué va. El 21% de IVA lo único que provoca es una posibilidad menor de convocatoria por parte del público en eventos culturales o artísticos. Es menos poder adquisitivo para ellos y para nosotros y que se hagan menos conciertos porque son menos rentables, pero no me refiero a ese concepto cultural. No creo que ese concepto cultural tenga que venir por parte del Gobierno, creo que el cultivo de conocimiento viene por parte más de cada uno de nosotros. Eso cambiará cuando programas como ‘Gran Hermano’, ‘La Voz’ o ‘Hombres, Mujeres y viceversa’ y toda esta vaina tenga cero audiencia. El día que ocurra eso significa que algo estamos haciendo bien. Mientras tengan los índices de audiencia que tienen, el 21% de IVA da igual.

Le pregunto por dos de sus canciones: la primera 'El Dorado'. Su texto, su historia parece que no desentona en absoluto con el tiempo que nos ha tocado vivir, quizás nuestros hijos cantarán lo mismo en el futuro.

La mayoría de la gente ha entendido esa canción como un canto a nuestros padres pero hay una parte muy importante de esa canción cuando digo “ví a mis padres correr en busca de El Dorado”, de el suyo, de el suyo, es decir, mis padres fueron a buscar su propio El Dorado y a ti te dejan colgado pero es lícito porque tienes una sola vida y cuando te mueres, te mueres tú, no se mueren los de al lado. A ver quién te dice a ti que no tienes derecho a perseguir tus sueños dejando detrás lo que tengas que dejar, siempre y cuando no te muestres irrespetuoso e irresponsable con ello. De eso es lo que habla esta canción. ¿Que nuestros padres buscan El Dorado? Creo que lo que buscan los padres de hoy en día nos conformamos con llenar la nevera.

A lo mejor con este golpetazo tan descomunal que se ha metido en la espina dorsal de cada ciudadano, los sueños han quedado aparcados y hay que ser lo más práctico posible. Imagino que los podemos, algún día, volver a recuperar pero este no es el momento más idóneo para ir a por los sueños. Pero no hay que dejarlos morir nunca porque en ese momento, te mueres tú. 

En 'Una lluvia violenta y salvaje', compuesta a propósito del asesinato de Miguel Angel Blanco, canta "cometimos el error de imaginar que algún día todo esto tendrá fin". Visto con perspectiva...

Con el tema de ETA, es como que… no me lo creo del todo. Para eso probablemente debería haber un sentimiento real de abandono absoluto de todo lo que tenga que ver, ya no sólo con ETA sino con el entorno de ETA. Esa canción la dejé de cantar por un motivo: porque había una frase con la que tiempo después no estaba de acuerdo (“usaremos nuestra fuerza tanto si está mal o bien) porque malo es el terrorismo pero el peor terrorismo posible es el terrorismo de Estado. Cuando el Estado es el primero que se convierte en terrorista, algo va mal. La policía nos defiende, vale, pero ¿quién nos defiende de la policía? Porque las barbaridades que se le están permitiendo cometer, por ejemplo, a los Mossos d´Esquadra, ya me contarás si son de recibo o no.

¿Qué pasa, que no se tiene que comentar, no se tiene que decir…? Son los dueños de la calle y son como una mafia absurda, pero como es la policía, seguro que no van a aparecer responsables. El día que descubrí cantándome esta canción me dije: no voy a cantar más esta canción hasta que no encuentre la manera de cambiar esto (la citada frase) porque nadie tiene derecho a tomarse la justicia por su mano. Si no nos gusta la ley, lo que tenemos que hacer es cambiar a quienes hacen la ley y yo prefiero la justicia. Canto: “La ley ha mordido en el cuello a la justicia, ¡vaya bastarda!”

Uno de los grandes, Lou Reed, falleció hace poco y ha dicho públicamente que estaba apenado por su muerte... ¿cuánto ha influido a Carlos Goñi?

Uff, a mí quien hizo dedicarme a esto fue Lou Reed. No sé si conoces la letra de la canción ‘Rock and roll’, de lo que habla es de que un día alguien estaba escuchando la radio porque su vida era horrorosa y de que el rock and roll le cambió su vida. Yo me acuerdo que tenía 14 años, estaba haciendo los deberes, oí aquello en la radio, cuando Lou Reed se escuchaba en la radio y tal como lo oí, dije: “yo quiero hacer esto parte de mi vida”, así de sencillo. Los primeros discos que me compré fueron los de Lou Reed. Recuerdo que estuve meses que no pude volver a comprarme otros y tenía dos discos y los dos eran de Lou Reed. Y Reed y Bowie fue lo primero que me mató. Para mí fue muy importante porque de repente oía a un tipo contar unas historias y unas cosas que me dejaban acojonado, con una banda que, con todo mi respeto para la E Street Band, para mí es la mejor banda de rock que ha existido jamás.

Siempre me he comprado los discos de Lou Reed sin escucharlos previamente, por lo menos, alguna canción me iba a merecer la pena por el precio del álbum. Al final, acabo pensando que hay unos cuantos artistas como Lou Reed, Springsteen, Eric Clapton… que cuando se mueran, me voy a sentir francamente mal porque me llevan acompañando toda mi vida, mucho más que mucha parte de mi familia y eso es tremendo. Son horas y viajes teniéndolos en mis orejas y eso me duele más que otra serie de cosas. Me duele saber que no voy a tener un disco nuevo de ellos y que no me va a volver a contar otras historias, aunque uno no se muere hasta que no le haces desaparecer de tu memoria. 

Básicos, directos eléctricos... ¿para cuándo un disco de versiones? 

Alguna vez, pero me ha pasado igual que los eléctricos, que los iba deshechando y me iba metiendo en otro jardin. Es una de esas cosas que en algún momento haré, lo que sí que sé es que las haré en español pero no sé si serán versiones de canciones españolas, americanas, inglesas o ambas. No sé, yo a los proyectos no les hago caso hasta que no permanecen en la cabeza 72 horas consecutivas (risas).