Miró homenajea a Andrés Segovia en Sigüenza

Cerca de 200 personas asistieron al concierto ofrecido en la iglesia de Santiago por el guitarrista Miró, que homenajeó a Andrés Segovia. • Una parte de la recaudación del concierto se destinará a la restauración de este templo. •  El guitarrista se hizo acompañar en algunas piezas por el bailarín John O´Brien.


"Una vez le escuche decir a un señor en Linares, de pie sobre el último albero que pisó Manolete, que aquel hombre había sido tan importante para el toreo, que habría que hacerle un homenaje cada año”, dijo ayer Miró en la presentación de su concierto en la Iglesia de Santiago. La frase le hizo reflexionar al guitarrista inglés. Tanto, que decidió que a Andrés Segovia, “que también era de Linares y que bien podría decirse que es el equivalente del torero en la guitarra española”, había que hacerle lo mismo. Desde entonces lo hace, anualmente, en diferentes escenarios de todo el mundo. “Unos años en Madrid y otros en Londres”, explica. En 2013, debido a su relación con Sigüenza, que además alberga el Museo de la Guitarra y de la Vihuela, ha elegido la Ciudad del Doncel, favoreciendo además el proyecto de restauración de la Iglesia de Santiago.

El guitarrista inglés ofreció un concierto, acompañado en algunos momentos por el bailarín John O´Brien, ante cerca de 200 personas, recordando piezas de Andrés Segovia, que "descubrió la guitarra española al mundo entero", señaló. "Hay que imaginarse a ese españolito en los años veinte, con su capa y sombrero cordobés, subiéndose al Transiberiano camino de Vladivostok, sufriendo por la madera de su guitarra con los cambios de temperatura, o cruzando con el instrumento el Océano Atlántico, para girar por Sudamérica”, apuntaba Miró para fundamentar su devoción por el gran instrumentista andaluz.

Después del concierto, Miró alabó el proyecto de restauración de la Iglesia de Santiago que lidera la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago (AAIS) mediante el que busca los fondos necesarios para culminar su restauración. “Exactamente esto es lo que hay que hay que hacer, darle vida a lugares especiales como éste”, remarcaba Miró. Para su despedida eligió un “hasta pronto”, comprometiéndose de esta manera a volver a tocar en el templo. Una parte de la recaudación engrosará el proyecto de restauración de la Iglesia.

Artículos Relacionados