Sigüenza enseña a lutieres de todo el mundo

Un curso enseña a fabricar guitarras españolas con el método del maestro Romanillos • El curso no se reeditaba desde hacía ya cinco años • Los alumnos han llegado de Tailandia, EE UU, Bosnia o Noruega.


Alumnos llegados de todo el mundo están aprendiendo a fabricar una guitarra española, en un curso que no se llevaba a cabo en Sigüenza desde 2007. La actividad se lleva a cabo a propósito del ciclo de conciertos de guitarra y vihuela, cuyo ciclo arrancó el sábado.

La ciudad del Doncel es en estos días una Torre de Babel para lutieres, aficionados y profesionales, venidos de todo el mundo. Sobre las mesas del taller donde se lleva a cabo el curso, además de las herramientas de carpintería y marquetería, hay maderas de abeto rojo,  palosanto, arce y ciprés.

Desde Tailandia, Estados Unidos, Bélgica, Bosnia, España, Noruega o Inglaterra, algunos profesionales se afanan por construir con sus propias manos una guitarra siguiendo el método de construcción del maestro José Luis Romanillos, cuyas guitarras saltaron a la fama mundial entre las manos, entre otros, del gran guitarrista clásico inglés Julian Bream.

Liam Romanillos, hijo del maestro y Steve Rees, son los monitores encargados de impartirlo en estos días en las instalaciones educativas de la SAFA seguntina. “Básicamente les enseñamos nuestra forma de hacer las guitarras construyendo una”, explica Liam.

Gran acogida del curso

La familia Romanillos publicitó el curso un martes mediante un ‘e-mailing’ enviado desde Inglaterra, y el viernes ya se había completado el cupo máximo de alumnos para participar en él. Su padre también atiende los cursos con sus lecciones magistrales, pero de una forma ya más sosegada, a sus ochenta años.

Los alumnos son una mezcla tan heterogénea como sus propias nacionalidades. Algunos son lutieres semiprofesionales, otros nunca se habían enfrentado a un reto como este, otros lo tienen sólo como afición. “Uno de los alumnos va a completar el curso por sexta vez”, explica Liam, quien destaca como uno de los grandes atractivos de las enseñanzas “el hecho de construir guitarras españolas precisamente en España”.

El curso empezó el pasado día 23, y terminará esta misma semana. Es tan intenso que no admite descanso ni siquiera los sábados y domingos.

Los discípulos más avezados ya han ido acabando su trabajo. De hecho, en sólo una semana ya estaban haciendo algunas pruebas de sonido antes de comenzar a barnizar.