Inolvidable velada de viola y piano en la iglesia de Santiago

El dúo formado por Ignacio Serrano y Cristina Férriz inauguró la programación musical del verano en la iglesia remodelada, que calificaron de “entorno altamente inspirador”. • Hasta 250 espectadores acudieron a esta cita.


La magnífica acústica de la iglesia de Santiago permitió disfrutar a los asistentes al primer evento cultural de verano programado en el recinto de un concierto inolvidable. Lo, ademas, por la respuesta del público, obtenida en esta primera convocatoria solidaria del estío, pero también por la calidad musical del dúo viola-piano que formaron Ignacio Serrano y Cristina Férriz.

Las más de 250 personas que acudieron al evento benéfico convinieron en que su música mágica, a veces mezclada con la poesía, y siempre fielmente reproducida por los vetustos muros de piedra, simbolizó y confirmó el fin benéfico del proyecto: culminar su restauración para convertirla en un centro de interpretación del Románico provincial.

Pero la cita fue inolvidable, también, por la calidad humana y artística de los intérpretes, que supieron explicar de forma magistral, ya que son ambos excepcionales profesores, el programa que eligieron para el concierto, y que regalaron a la Asociación. Obtuvieron un premio que para también ellos calificaron de inolvidable: el clamoroso aplauso del público puesto en pie.

El repertorio escogido

El dúo había elegido el repertorio con sumo cuidado, alternando obras íntimas con otras más virtuosas, pero siempre románticas. “Pese al silencio sobrecogedor que hubo durante el concierto, sentimos en cada instante la calidez del público”, decía Férriz al terminar. La pianista definió el entorno como “altamente inspirador” y como un escenario inmejorable para la música de cámara, que “puede convertirse en un referente cultural a gran escala”.

De la misma manera que su música emocionó a la audiencia, la intérprete salió emocionada por el emprendimiento que ha unido a una ciudad entera en el propósito de recuperar la Iglesia. “Es digno de admirar. Les transmito mis mejores deseos”, terminó.

El éxito material, pero sobre todo emocional del concierto, hizo que los portavoces de la Asociación recibieran en la misma tarde del concierto nuevas propuestas de colaboración. En la festividad de Santiago, se harán públicos nuevos proyectos con los que pretende dar un salto cualitativo en su propósito restaurador.

“Desde el primer momento supimos que empezábamos algo que tendríamos que acabar. Momentos como el del concierto, no hacen sino reafirmar nuestro propósito”, termina Elena.

Artículos Relacionados